Activistas Indocumentados se Organizan con CCISCO

Reportaje, Malcolm Marshall

Era una noche de lunes en noviembre en la oficina de la Organización Interreligiosa Apoyando la Comunidad de Contra costa (CCISCO por sus siglas en inglés) en Richmond, y los miembros de Lideres Comunitarios Organizando a Dreamers Indocumentados (CLOUD por sus siglas en inglés), se unieron para ayudar a las personas interesadas en presentar una aplicación a La Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés).

El programa histórico DACA, anunciada por el presidente Obama el pasado verano, permite a los jóvenes indocumentados que, entre otros requisitos, llegaron a los EE.UU. antes de cumplir los 16 años y tenían menos de 31 años de edad el 15 de junio de 2012, solicitar un permiso de trabajo temporal.

Carlos Martínez de 23 años de edad, quien se describe como “indocumentados y sin miedo”, es uno de los fundadores de CLOUD. Esta noche, él está sentado en una mesa, listo y esperando que llegue la gente. CLOUD se formó a través CCISCO para educar a la comunidad inmigrante de la ciudad acerca de los detalles del nuevo programa federal, y para ayudarles en sus aplicaciones.

Carlos sólo ha vivido en Richmond cerca de un año – llegó al Área de la Bahía hace tres años para la universidad – pero dice que ya se ha enamorado de la comunidad.

“Yo vivía en San Francisco y Daly City pero no me sentía conectado con la comunidad”, dice Carlos. Pero, un amigo suyo vivía en Richmond, y le recomendó la ciudad a Carlos como un lugar que pudiera llamar hogar. Siguiendo el consejo de su amigo, Carlos pronto fue a echar un vistazo.

“En la calle 23, vi los camiones de tacos y las tiendas mexicanas y pense, quiero vivir aquí. (Esta es) mi gente”.

Terminó mudándose, y pronto comenzó a sentirse parte de la comunidad. Al principio, Carlos comenzó a notar el potencial de la ciudad.

Ya activo en el movimiento de derechos de los indocumentados en el Área de la Bahía, Carlos quedó impresionado por las muchas “personas muy humildes” que se encontró en Richmond. Una de esas personas fue José Juan, otro joven indocumentado.

“Los dos somos indocumentados (y) los dos encontramos a CLOUD”, dice Carlos.

Ambos, también, tenían experiencia en la organización al nivel local. Carlos ya tenía una mano en la creación de un centro de recursos en el City College de San Francisco para los estudiantes afectados por AB109 – la Medida de California del plan de reajuste de las prisiones- mientras que José Juan había estado activo en la comunidad de Richmond con grupos como Building Blocas for Kids, donde desarrollado una comprensión de las necesidades de la comunidad. Carlos lo llama una fórmula perfecta que llevó a los dos a co-fundar CLOUD.

“Los dos vamos a beneficiar de la acción diferida”, dice Carlos. “Sabíamos que Richmond necesitaba esto. Queremos que la gente sepa que estamos aquí para responder a cualquier pregunta que tenga la comunidad”.

El objetivo principal de CLOUD es proporcionar información sobre la Acción Diferida – cosas como quién es elegible y quién califica, y ayudar a los miembros de la comunidad solicitarla. También quieren organizar a la comunidad indocumentada en Richmond, más allá de la acción diferida.

“Vemos la visión más amplia. Vemos que mucha de la población que vive aquí en este condado es indocumentada. Por desgracia, no cumplen los requisitos (para la acción diferida) por lo que también queremos aprobar una reforma migratoria integral que incluya a todos, no sólo unos pocos”, dice Carlos.

CLOUD ha organizado dos eventos hasta el momento, y se ha ofrecido para un evento de Catholic Charities, dando información y viendo si las personas califican para DACA, servicios que prestan a la comunidad de forma gratuita.

Jackelin Valencia, 20 años, ha vivido en Richmond durante 14 años, y se graduó de Kennedy High School. Se involucró por primera vez con CLOUD en su primer evento y
rápidamente reconoció la importancia del trabajo que estaban haciendo.

“Cuando yo estaba en la high school, yo estaba organizando en mi escuela. Cuando llegué a CLOUD… quería involucrarme y ayudar a la comunidad indocumentada, porque sabía que no había otro grupo como este aquí en Richmond”.

“Definitivamente estamos empezando algo”, dice Jackelin. “La gente está emocionada, sólo ser parte de un grupo – dicen que se siente como una familia. Como Dreamers indocumentados, la mayoría de nosotros, valoramos la educación (y) valoramos la familia por la lucha (que todos hemos pasado)”.

La Acción Diferida permitirá jóvenes inmigrantes indocumentados que cumplan con los requisitos de edad, que no tengan un delito grave o delito menor significativo en su expediente, y que están matriculados en la escuela o tienen el equivalente de un diploma de la high school, solicitar permisos de trabajo, una licencia de conducir, y evitar la deportación por un período renovable de dos años.

Entendiendo que los beneficios de DACA son sólo temporales, CLOUD tiene previsto permanecer en contacto con los Dreamers a quienes ayudan a solicitar la acción diferida. “Tienes un permiso de trabajo durante dos años”, dice Jackelin. “¿Qué pasa después de eso? Necesitamos una reforma migratoria para todos. ¿Y nuestros padres? Lucharon tanto. ¿Qué podemos hacer por ellos?”

Estar conectado a la red de la comunidad de CCISCO de los diversos grupos interreligiosos en todo el Condado de Contra Costa ha permitido a CLOUD hacer un gran impacto.

“[CLOUD] fue formado por jóvenes líderes de nuestras diferentes congregaciones y escuelas secundarias, en colaboración con Carlos que fue nuestro pasante de verano DREAM (un puesto financiado por The California Endowment) y nuestra organizadora Claudia Jiménez”, explica el director de CCISCO Adam Kruggel.

CCISCO, una federación interreligiosa multi-racial, multi-generacional, de 25 congregaciones y organizaciones juveniles en el Condado de Contra Costa, se ha comprometido a aumentar el compromiso cívico y la participación pública de las personas más afectadas por la injusticia y la inequidad en el condado.

“Acoger al extranjero y el inmigrante es parte de nuestras tradiciones religiosas”, dice Kruggel. “Vemos la importancia crítica de respaldar a los jóvenes inmigrantes, para que puedan tener un asiento en la mesa de oportunidades en este país”.

Krugell cita las Escrituras: “La piedra que desecharon los edificadores se convertirá en la piedra angular”.

CLOUD y su trabajo de participación cívica con CCISCO ya ha tenido un impacto enorme en Richmond. El día de las elecciones, sus miembros tocaron mil puertas, dirigiéndose a los votantes menores de 30 años, personas de color y otros votantes con tasas de participación bajas – que contribuyo a que el Condado de Contra Costa tuviera el cuarto mayor número de votantes en el estado y la tercera más alta tasa de aprobación de la Proposición 30, la medida de impuestos del gobernador Jerry Brown.

“Eso es un cambio real en un condado que ha sido un condado más conservador, sobre todo en materia fiscal, así como en Richmond, donde la participación electoral es (tradicionalmente) baja”, señala Krugell. “CLOUD ayudó a dirigir el esfuerzo voluntario más grande de la participación cívica en este ciclo electoral. Ellos jugaron un papel crítico en la región en remodelar lo que significa ser una sociedad multicultural”.

Carlos dice que una de las razones por las que CLOUD ha disfrutado del éxito que ha tenido en Richmond, es el importante papel de la iglesia en la vida comunitaria.

“La mayoría de nuestra comunidad indocumentada es católica o cristiana. Así que si quieres difusión para un evento, puedes pedirle al sacerdote hacer un anuncio corto”.

Así es como CLOUD fue capaz de conseguir que más de 300 asistieran su primer evento en St. Marks Church – los anuncios en la iglesia hicieron toda la diferencia.

“(A través de CCISCO) también hemos construido una colaboración con Catholic Charities del Este de la Bahía, ubicada aquí en Richmond. Ellos proveen servicios legales para nuestros eventos. Es realmente importante. Podemos proporcionar información, pero algunas personas pueden tener un caso difícil y podemos referirlos a Catholic Charities”, dice Carlos.

Pero Carlos dice que la belleza de CCISCO es que no sólo se centran en la comunidad latina – también se centran en la comunidad afroamericana.

“Necesitamos aliados (y) CCISCO ha estado haciendo un gran trabajo. Sólo conectando estas dos comunidades que viven aquí … Es algo que es nuevo para mí y creo que (las dos comunidades) pueden hacer un trabajo increíble (en conjunto) – como las campañas para acabar con la encarcelación en masa y deportaciones en masa. Es algo muy poderoso”.

Want to Leave a Comment?

Leave a Reply

Your email address will not be published.