Como Ver Lo Positivo de Ser Madres Adolescentes

Reportaje, Tania Pulido

Richmond High es una de las únicas escuelas en la ciudad que ofrece un programa para madres adolescentes (Adolescent Parenting Program, APP por sus siglas en inglés). Cada año un nuevo grupo de madres jóvenes están en el programa que dura un año escolar. Cuando yo estaba en la preparatoria, una amiga me dijo que ella estaba en la lista de espera para APP. Me sorprendió, aunque era muy normal ver muchachas embarazadas. De hecho, recordándolo, la mayoría de mis amigas tuvieron hijos cuando eran jóvenes.

Al crecer, mi madre me aconsejaba y me decía que no le gustaría que yo siguiera esos pasos, y otros adultos en mi vida también no les parecía el embarazo a temprana edad. Después de entrevistar a madres jóvenes en Richmond High School, mi perspectiva es diferente.

Una madre de 17 años de Richmond, Elicia Martinez me dijo que pasó de ser una joven en riesgo a una aspirante a la universidad después de que nació su hijo. “Cuando tuve a mi bebe, mi vida cambio. El me hizo sentir como una mejor persona,” dijo Martinez. La joven me platico que fue herida por una bala a la edad de diez años. Admitió ser víctima de violencia doméstica y también de iniciarla en diferentes momentos de su vida. Como otros jóvenes en esta ciudad, Martinez dijo que los retos diarios de la vida la convirtieron una “persona agresiva”.

Nayeli, de 16 años de edad y madre en el grado once está de acuerdo de que al crecer en Richmond es fácil a veces caer en los malos pasos. El reto más grande que Nayeli enfrento como adolescente no fue la violencia callejera, sino decirles a sus padres estrictos y conservadores que estaba embarazada. “Mi mama me corrió de la casa y mi papá no me hablo por meses”, dijo Nayeli. Después de vivir en la casa de la familia de su novio por tres meses, sus papas la perdonaron y dejaron que regresara a vivir con ellos.

Michelle Bandy trabaja con el departamento de salud mental del YMCA en las escuelas, Y Teen. También trabaja como terapeuta para la clase de APP en Richmond High, donde ha estado por los últimos cuatro años.

“Siempre hay una nueva tendencia cada año. Actualmente muchas de nuestras jóvenes están a riesgo de perder sus hogares, lo que puede causar angustia mental y estrés menta. El año pasado fue la violencia domestica – en el 2012, estaba mucho en la corte. Muchas de las jóvenes han normalizado el ser golpeadas debido a que las han golpeado tanto. El año pasado, fue el índice más alto de la violencia domestica que he visto”.

Bandy trabaja con las madres jóvenes en actividades de la vida diaria al igual que para metas de largo plazo y así asegurándose que se gradúen y sigan sus estudios en la universidad y prevenir el embarazo mientras están en la high school.

“Para muchas chicas, sus cultura aceptan ser madres adolescentes. Muchas veces sus mamas fueron madres adolescentes. Tal vez no haya tanta comunicación en casa sobre como practicar sexo seguro”, dijo Bandy.

Para Tyana, ser madre a la edad de 16 años y haber crecido en Richmond fue “juguetón”. Le encantaba pasar el tiempo con los niños del vecindario aunque a veces fue difícil. Tyana, como otras madres en APP, esta enfocada en “ser un mejor yo”. Sus planes son de graduarse de la high school y conseguir un trabajo. Tyana acaba de pasar por la etapa de náuseas matutinas y dice que ya se siente mas capaz de cumplir sus metas.

Aprender a aceptar ser madre adolescente, dijeron muchas participantes, ha sido la cosa más difícil que habían tenido que hacer y las a empujado a ser buenas modelos a seguir. “No tengo que pensar de mí, pero sobre mi hijo”, dijo Luisa, que esta en el décimo grado y tiene un bebé de dos meses.

Luisa, capturada en la contemplación estresante de tener un hijo, tenía pensamientos de abortar cuando ella se enteró que estaba embarazada. Después de mucha consideración decidió tener su hijo por no sentirse culpable. Luisa siente que su vida tiene mucho más significado ahora que tiene a su bebé.

Sin embargo, dijo Luisa, ya que tienes un bebé no tienes mucho tiempo personal debido a nuevas responsabilidades. ¿Cuales son los consejos de una madre adolescente para otros jóvenes? Esperen a ser madres. “No salgas embarazada a temprana edad, porque si andas en fiestas al tener un bebé ya no podrás hacer eso”.

Las madres jóvenes no solo tienen que preocuparse por no tener la libertad de salir con amigos, también la escuela se convierte en un obstáculo.

Nayeli ofrece sus propios consejos a madres jóvenes. “No dejes tus estudios”, dijo ella. “Se que es difícil pero piensa en tu hijo o hija y hazlo por ellos”. La experiencia de ir a la escuela y ser una madre joven, dijo Nayeli, la han hecho más paciente y más responsable.

Elicia, repitiendo los consejos de Nayeli, dijo que otras chicas jóvenes deberían “salir bien en la escuela porque después lo lamentaran”.

Para estas madres jóvenes, ya no lamentan nada al tener a sus queridos hijos en los brazos a pesar de estar en un estado de shock cuando supieron que estaban embarazadas.

Eso le paso a Elicia, porque cuando salió embarazada estaba usando anticonceptivos. Nayeli no durmió la noche que se enteró. Tyana y Luisa temían el futuro. A pesar de todas las emociones, las hizo más fuertes y están agradecidas por la vida que a cambiado sus propias vidas por lo mejor.

Todas las madres expresaron agradecimiento de ser parte de APP, porque les a dado una familia de jóvenes que están pasando por la misma situación — una red de apoyo. El día que visité al grupo, estaban participando en la clase de jardín semanal y enseñada por Adam Boisvert y Ashoka Finnely de Urban Tilth, una organización sin fines de lucro de Richmond.

La asociación entre el YMCA y Urban Tilth empezó en el 2012. El jardín en la escuela es el lugar de la clase semanal que les enseña a comer saludable y cómo mantener el jardín.

“La clase y el jardín les presta un ambiente sanador para las muchachas”, dijo Bandy.

“Cuando las madres jóvenes empezaron a participar tenían dificultades comer vegetales del jardín, pero ya están mejorando”, dijo Boisvert.

Mientras hablábamos, las mamas cosecharon apio de la maceta y lo comieron con crema de cacahuate. La maestra, Angela Davis dijo que las muchachas están en paz cuando están afuera disfrutando la naturaleza. Luisa dijo, “la clase de jardín me ha enseñado mucho sobre los alimentos saludables, no me gustaban las verduras, ahora me da gusto comerlas y voy a hacer que coma mi hijo”.

Las madres jóvenes pueden tener éxito con la ayuda de otras madres jóvenes, sus padres y otros adultos mentores. Parte del reto es reconocer las barreras que vencen las madres jóvenes, sean personales o escolares. Para muchas madres jóvenes, fueron sus hijos que las motivaron a ser mejores y seguir adelante, y así poder darle a sus hijos lo mejor.

Me recordó a un dicho de Tupac, el de la flor que crece por el cemento. Sobre todas las situaciones más difíciles, una vida hermosa puede surgir, trayendo algo positivo a la vida. Como nueva tía, mi propia vida a cambiado drásticamente. Ya no pienso solo en mi, pero sobre todas las experiencias que quiero tener con Luciano, mi sobrino.

Las madres jóvenes me han dado una lección muy valiosa, la vida es lo que la hagas, y tener un hijo a temprana edad puede traer más cosas buenas que malas. Al final, es la decisión de la joven, tener el bebé o no; pero como he aprendido de estas muchachas sabias, es mejor esperar y cumplir tus metas y divertirte antes de establecerse.

Want to Leave a Comment?

Leave a Reply

Your email address will not be published.