Una Muerte Recontada: Entrevista con el Cineasta Ryan Coogler

Entrevista • Lani Conway, New America Media

Nota del Editor: En el Festival de Cine de Sundance, el cineasta Ryan Coogler de 26-años de edad, ganó el Gran Premio del Jurado y el Premio del Público con “Fruitvale”, un drama inspirado en la muerte de la vida real de Oscar Grant por la policía de BART en el día de Año Nuevo de 2009. Con participación del grande Forest Whitaker y los actores Octavia Spencer, Michael B. Jordan y Chad Michael Murray, Coogler de Richmond-nombrado una de las nuevas caras del 2012 de la revista Filmmaker-esta generando mucho interés por su materia polémica y su propia historia improbable.

¿Qué te motivo a contar la historia de Oscar Grant?
Cuando ves el video [de celular del incidente], piensas, eso me pudo haber pasado a mí, o a mis hermanos o amigos. Oscar se miraba como nosotros. Mientras investigaba, encontré que teníamos amigos en común-el asistió a la misma escuela que mi prometida, y mi primo lo conocía muy bien. Los dos somos negros, de la misma edad, y del Este de la Bahía. Esta historia se tuvo que contar por alguien que conocía la situación.

Viendo la reacción del video, había mucha frustración. Como artista, tengo la fortuna de tener como expresar esa frustración.

Locks se trato de la experiencia del hombre afro americano en el Área de la Bahía. Filmarlo me dio practica para filmar en casa. Aunque me gustan las películas de todas las variedades, siempre e tenido un interés en la justicia social y en temas de derechos humanos. Ser del Área de la Bahía-un lugar económicamente diverso y un hervidero de actividad política y social-siempre me han atraído historias de afro americanos. Cuando era más chico me frustraba que no había mucha gente que se parecía a mí en la televisión, o personas que eran diferente de lo normal.

También hice una película corta llamada Fig que se trato de la prostitución en Los Ángeles, que tomo una perspectiva femenina. Ambas películas me dieron mucha experiencia en trabajar con actores. También me dio una oportunidad de hablar de temas de justicia social como la trata de personas, que pienso que necesita más atención.

¿Cuáles fueron los retos de escribir y dirigir Fruitvale?
El reto más grande fue tratando de figurar como hacer un impacto con esta historia. Muchos de los personajes y personas aun están presentes que conocían a Oscar, entonces era desafiante representar la historia y hacerle justicia. Pero la gente estaba abierta a la idea, incluso BART. Filmamos en locales donde trabajo Oscar, vivió y visito, incluso el hospital donde murió. La cultura del Área de la Bahía es muy singular. Usamos muchos actores profesionales, pero también muchos personajes locales, muchos que nunca habían actuado, para tener la autenticidad que buscamos.
Pero cambiaste los nombres de los verdaderos policías de BART involucrados en el caso.

Absolutamente. Cuando estas contando una historia real de personas reales, alguien tal vez no quiere ser representado de esa manera. Tienes que actuar en consecuencia y seguir esas reglas. Yo planeo vivir aquí. No quiero violar los deseos de alguien.

¿Entrevistases a gente? ¿La familia de Oscar Grant?
Me presente a la familia y los amigos de Oscar, primero para platicarles de nuestras intenciones con la película. Después los empecé a conocer al hacer muchas entrevistas y estudios de personajes. La producción estaba en investigación. Pase mucho tiempo con la prometida de Oscar, su mamá e hija, Tatiana.

Desarrollaste Fruitvale en el laboratorio de guionistas de Sundance el pasado enero. ¿Cómo fue esa experiencia?

Es como recibir una segunda familia. Conoces a muchos escritores y directores que te quieren ver crecer y llegar al corazón de cada historia que cuentas. Susannah Grant (Erin Brockovich) y Jessie Nelson (I Am Sam and Corrina, Corrina) fueron asesoras.

¿Cómo empezaste a hacer películas?

Primero quería ser un doctor. En St. Mary’s [cerca de Oakland], una profesora de escritura me llamó a su oficina para hablar sobre una tarea que había escrito. La tarea fue de escribir sobre una experiencia emocional. Yo escribí sobre algo medio loco que me paso y pensé que estaba en problemas. Pero en vez de eso, mi profesora me pregunto que quería hacer con mi vida. Le dije que estaba estudiando química, y no me iba muy bien. Ella pensó que podría ser bueno para escribir guiones de Hollywood. Pensé que estaba loca, pero se quedo en mi cabeza por un tiempo. Baje unos guiones, los mire en mi tiempo libre y pensé-ey, yo puedo escribir estos. Tal vez tiene razón.

Termine recibiendo una beca de fútbol americano a la Universidad de Sacramento, cambie mis estudios a finanzas y empecé a tomar cada clase de películas que podía. De veras me enamore con el. Después que asistí a la Escuela de Postgrado en la Universidad del Sur de California. Eh estado haciendo películas desde entonces.

Eres un consejero en el Centro Youth Guidance en San Francisco. ¿Qué involucra eso?
Soy una especie de cuidador de niños y un guardia. Me encargo de niños, entonces la cosa más importante es ser una influencia positiva en sus vidas. Muchas veces, no tienen quien cuente su historia. Sus situaciones son resultados de las fallas de la sociedad.

¿Cómo ves la conexión entre los temas que cubres en las películas y ser un consejero?
Cuando eres un cineasta, cualquier trabajo, especialmente si estas interactuando con personas, va a ayudar. La cosa más grande de mi trabajo es interactuar con niños que son productos de sus entornos. Los ves lidiar con situaciones que muchas veces adultos no podrían manejar. Realmente te ayuda tener una perspectiva en cualquier historia que quieres contar, especialmente si cuentas las historias que a mí me gustan contar.

¿Qué impacto quieres que tenga tu representación de la historia de Oscar Grant en el público?
Quiero regresarle la humanidad a Oscar. Cuando alguien pierde la vida y hay un poco de política involucrada-y sucede todo el tiempo-esa persona no esta para hablar y defenderse. Su carácter se estira en diferentes direcciones dependiendo de que lado estés. Vimos que eso paso con el joven Trayvon Martin, y no parece tener fin.

Una versión más corta de esta entrevista aparece en la edición de enero 2013 de la revista San Francisco.

Want to Leave a Comment?

Leave a Reply

Your email address will not be published.