Entrevista con la Senadora Loni Hancock Sobre Hacer Responsable a Chevron

Por Nicole Hudley

Nota del Editor: El pasado agosto una explosión e incendio en la refinaría Chevron en Richmond mando una columna vaporizada hacia el cielo y a las comunidades circundantes que se informó mando a 15.000 personas a salas de emergencias. El incendio y la fuga de tóxicos desencadenaron investigaciones estatales y federales que encontraron que la causa fue tuberías corroídas, y que la compañía fallo en corregir el problema. Un grupo de trabajo estatal sobre la seguridad de refinerías que se formó después del incendio de Chevron público recientemente sus recomendaciones sobre como aumentar la seguridad para el público y los trabajadores y fortalecer el plan de urgencias en caso de un desastre futuro. Una política estatal actualmente discutida en Sacramento es el proyecto de ley 691, creada por la Senadora Estatal Loni Hancock (D-Oakland). El proyecto de ley aumentará las sanciones civiles para las violaciones de un día de la calidad del aire, como el incendio de la refinería Chevron el 6 de agosto. Nicole Hudley de Richmond Pulse hablo con la Senadora Hancock sobre el estado de las reformas de seguridad.

Richmond Pulse: ¿Por qué decidiste personalmente abordar este tema con esta legislación?

La Senadora Loni Hancock: Después del incendio en la refinería Chevron de Richmond el año pasado me comprometí a hacer todo lo posible para asegurar que esto no suceda de nuevo. Entre más me enteraba de cómo sucedió, más imperdonable parecía.

La Administración de Seguridad y Salud Ocupacionales del estado de California (Cal/OSHA) hizo una investigación, y también la Junta de Seguridad Química realizó una investigación, y una de las cosas que encontraron fue que Chevron estaba enterado por más de 10 años que la tubería estaba corroída. Sus propios ingenieros habían pedido que la tubería fuera reemplazada, y algo llamado el Comité de Impacto al Negocio decidió en contra de los ingenieros.

Una compañía haciendo mil millones de dólares en ganancias cada año, por 10 años se negó a reemplazar la tubería corroída y después sucede esta explosión e incendio que pudo fácilmente haber matado a personas. Tenemos suerte de que no fue así, pero tuvo efectos muy dañinos en la comunidad.

RP: ¿Cómo beneficiara la SB 691 a los residentes comunes de Richmond?

LH: Resulta ser que la multa más grande posible por esto [para una fuga de un día de tóxicos que dañan un numero considerable de personas, propiedades y negocios] ocurriendo es $25.000 y para una compañía haciendo mil millones de dólares en ganancias, una multa de una vez de $25.000 no hace ninguna diferencia. Es el costo de hacer negocio. Mi proyecto de ley aumentara esa multa a $100.000 por un día, [por] incidentes muy serios que afectan a la comunidad entera con contaminación tóxica.

RP: En este momento, ¿Cuáles son las probabilidades que la SB 691 se convertirá en ley, dado que hay oposición de la industria al proyecto?

LH: La legislación ahora a pasado del Senado Estatal. Esta en el [Comité] de Recursos Naturales en la Asamblea. Esta encontrando oposición por las refinerías, que tienen mucho poder en Sacramento. Estoy hablando con miembros [de la legislatura] sobre esto. Tengo muchas esperanzas que el proyecto de ley se aprobara en la asamblea estatal y que el gobernador la firmará.

RP: ¿Cómo han resultado otras acciones legislativas y presupuestarias mejorando la seguridad de refinerías en el Capitolio este pasado año? ¿Está más seguro el público?

LH: También soy presidente del subcomité del comité presupuestario que trabaja con el Departamento de Relaciones Industriales, que monitorea a Cal/OSHA. Investigamos la financiación estatal para Cal/OSHA y encontramos que era inadecuada. De hecho, Gran Bretaña que tiene alrededor del mismo numero de refinerías petroleras que California, tiene 100 inspectores. California tiene 7. Una de las cosas que hicimos a través del presupuesto estatal fue aumentar las cuotas reguladoras para agregar 17 inspectores nuevos a Cal/OSHA. Puede que eso no sea suficiente, pero es un aumento de 300-400 por ciento.

RP: ¿Qué te gustaría ver que los residentes de Richmond hagan para ayudar a asegurar que la refinería Chevron esté operando seguramente?

LH: Creo que hacer escuchar sus voces a su concejo municipal, a sus legisladores estatales, a la compañía son cosas importantes que hacer. Mantiene el tema en frente del público, porque no lo hemos resuelto. No hemos logrado una cultura de seguridad en la refinería Chevron.

De nuevo tienes una corporación que esta haciendo $30 mil millones en ganancias mundialmente, ¿Cuánto es suficiente? ¿Y cuándo es importante que el medioambiente del planeta y de la región, y toda la gente que vive aquí, se haga demasiado importante para que una compañía reemplace la tubería corroída antes de que explote en llamas?

RP: Se ha escuchado que la refinería Chevron esta actualmente utilizando las arenas bituminosas y apoyando el esfuerzo para empezar el proyecto del oleoducto Keystone, ya que podría traer ingresos significativos a Richmond. ¿Cree que el oleoducto Keystone pueda beneficiar a los residentes de Richmond?

LH: Creo que los residentes de Richmond son ciudadanos de la región y el mundo. Sabemos que las arenas bituminosas son el petróleo más sucio que hay. Soy una de las muchas personas que no quieren que se construya el oleoducto Keystone, y que no quiere vernos embarcar en una estrategia de petróleo de esquisto y arenas bituminosas y la fractura hidráulica para nuestros retos energéticos. Creo que la energía renovable y sostenible es el camino que deberíamos tomar, y me gustaría ver a las compañías de petróleo dirigirse en esa dirección.

Want to Leave a Comment?

Leave a Reply

Your email address will not be published.