En Richmond, ¿Comer Sano Depende de Donde vives?

Por Luis Cubas

Ya conoces el refrán: “Eres lo que comes”. El problema es que no siempre tenemos una opción. En muchas partes de Richmond, los alimentos orgánicos y frescos pueden ser muy difíciles de conseguir, pero la comida chatarra es abundante – una tienda de la esquina o en un restaurante de comida rápida nunca esta demasiado lejos. Como un reportero del Área de la Bahía de NBC dijo recientemente: “Que no te de hambre en Richmond…”

He aquí un caso típico: Con poco tiempo y dinero para conseguir un almuerzo, te lanzas al restaurante de comida rápida más cercano por una hamburguesa. Decides ordenar la especial del día – una hamburguesa, papas fritas y un refresco grande. A medida que desenvuelves rápidamente la deliciosa hamburguesa, el olor familiar llena tu nariz, que te insta a tomar un bocado. Rápidamente devoras la hamburguesa. Regresas al trabajo, agradecido por la comida rápida y barata. Es prácticamente un ritual diario. Rara la vez que consideras que las comidas – tan convenientes en algunos aspectos – podrían estar causándote daño.

“La gente no entiende cómo la comida chatarra afecta a sus cuerpos y sus mentes. No les importa, porque no ven la conexión entre su propio éxito y su salud”, dice Doria Robinson, directora ejecutiva de Urban Tilth y residente de Richmond de tercera generación. “Tenemos una grave falta de alimentos sanos, asequibles en Richmond. Sólo hay una tienda de comestibles y… licorerías”.

La organización de Robinson, Urban Tilth, utiliza una serie de estrategias con el objetivo final de conseguir alimentos más saludables en las cocinas de los residentes de Richmond y del Condado de Contra Costa Oeste. “Lo que hacemos es que crecemos alimentos, los vendemos en diferentes escuelas, los regalamos, los llevamos a los bancos de alimentos, [y] comenzamos jardines comunitarios para que puedas cultivar tus propios gratuitamente”, dice Robinson.

El término “desierto de alimentos” se refiere a las áreas que tienen malo acceso a una alimentación sana y fresca, por lo general en forma de tiendas de comestibles de servicio completo. El mapa de arriba nos da un vistazo a las tiendas de comestibles y las fuentes de alimentos ubicados en Richmond.

Como podemos ver, a pesar de que hay un buen número de pequeñas tiendas de comestibles en la zona, la mayoría de ellas se concentran en el corazón de la ciudad. Un examen más de cerca revela que muchos de los barrios de la ciudad, como Richmond Norte, se destacan por el hecho de que no hay tiendas de comestibles – o incluso restaurantes de comida rápida – en la zona.

“No hay tantos mercados orgánicos en comunidades de bajos ingresos”, dice Alma Carrillo, residente de Richmond. “Los alimentos orgánicos son caros en comparación con la comida rápida. Además, comer sanamente toma mucho tiempo. No muchas familias tienen el tiempo para preparar las comidas. Las familias no tienen tiempo para cocinar, punto, a causa del trabajo. Los sándwiches de pollo del menú de un dólar son más convenientes y más baratos”.

No es sorprendente que en un mundo donde la comida rápida ha sustituido a las comidas más frescas y más nutritivas, condiciones de salud como la obesidad, el colesterol alto, la presión arterial alta y la diabetes se han disparado. Como Robinson señala: “Si estás sobreviviendo de los alimentos envasados (o) la comida chatarra, los niveles de estrés van a ser más altos. Tu respuesta al estrés va a ser más ineficiente”.

A pesar de los importantes obstáculos, Robinson cree Richmond se encamina hacia un futuro más saludable. “Tenemos un grupo de personas que están realmente interesados (en la promoción de los alimentos más saludables) … Tenemos un inventario existente de licorerías, o pequeñas tiendas de productos agrícolas, que se podrían convertir… También tenemos mucha tierra que esta barata. Así que, si nos fijamos en todos esos activos, se puede pensar en llegar a lo que realmente necesitamos”. •

Want to Leave a Comment?

Leave a Reply

Your email address will not be published.