Detectando y Evitando las Estafas en las Comunidades Étnicas

Reportaje, George White | New America Media,

Los Ángeles, CA – A Lang Zhao le parecía legítimo el negocio que ella esperaba enviaría su paquete valioso a China. Después de todo, el trabajador de la tienda de envíos en Monterey Park, un suburbio de Los Ángeles le dio un código de seguimiento después que ella pagó la tarifa de envío y las tasas de aduana.

Cuando el paquete no se entregó, trató de ponerse en contacto con el negocio.

“Llamé una y otra vez y la línea siempre estaba ocupada”, dijo. “Volví a la tienda (de envíos) y estaba cerrada… Llamé a la aduana en Shanghái y les di el número de seguimiento. Me dijeron que el nombre de la tienda – no mi nombre – estaba en el paquete”.

Zhao descubrió más tarde que más de 100 personas también fueron víctimas de esa estafa de envíos. Si alguna de las víctimas anteriores hubieran sido más abiertas sobre el ardid mediante por ejemplo, la transmisión de sus historias a los medios de comunicación locales, Zhao tal vez no habría sido víctima. Ese es uno de los mensajes que la Comisión Federal de Comercio (FTC) está transmitiendo en una campaña para advertir y educar a las comunidades étnicas acerca de las estafas.

Zhao y varias otras víctimas de recientes estafas financieras se unieron a representantes de la Comisión Federal de Comercio, el Departamento de Asuntos del Consumidor del condado de Los Ángeles y el Departamento de Policía de Los Ángeles para advertir e informar a las comunidades étnicas – a menudo los blancos de estafas – en una conferencia de prensa el 10 de febrero organizada por New America Media.

Muchas comunidades étnicas ahora son blancos aún más, porque cientos de miles de residentes indocumentados están saliendo de las sombras tras dos órdenes ejecutivas del presidente Obama. La primera, el programa de 2012 Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, permite a los niños de padres que emigraron ilegalmente permanecer en los Estados Unidos. La otra en 2014 ofrece un aplazamiento de la deportación para los padres indocumentados de ciudadanos estadounidenses y para aquellos que han residido en el país durante al menos cinco años.

“Cuando hay nuevas oportunidades, los estafadores están listos”, dijo Thomas Syta, el subdirector regional de la FTC en Los Ángeles, durante la discusión en la conferencia de prensa.

La FTC afirma que el fraude y las estafas le costaron a los residentes de Estados Unidos $ 1,6 mil millones en 2013 – el conteo más reciente – y que los inmigrantes son blancos con frecuencia debido a que no comprenden plenamente el inglés o las leyes de Estados Unidos. Muchos de estos planes hubieran fracasado si las personas blancos de estafas hubieran consultado a amigos o familiares, dijo Mónica Vaca, directora adjunta de la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor de la FTC.

“Nosotros juntamos los informes de los estafados y aquellos que no fueron estafados”, dijo Vaca. “Hemos encontrado que muchas de las personas que pagaron el dinero a los estafadores no hablaron con nadie más”.

Una advertencia podría haber ayudado a Alba Montoya evitar una estafa costosa. Ella quería obtener una tarjeta verde para su marido. Ella fue contactada por una mujer en una empresa que afirmó que se distinguían en obtener tarjetas verdes.

“Ella me dijo que no iban a cobrar mucho”, dijo Montoya. “Cuando fui a reunirme con ella, me dijeron que pagara $ 500. Pero dos semanas después pidieron más dinero”.

En total, Montoya le pagó $ 2.500 a los timadores. Su marido no obtuvo una tarjeta verde.

Otras estafas involucran fraudes agresivos que generan mucho más dinero, dijo Rigo Reyes, jefe de investigaciones del Departamento de Asuntos del Consumidor del condado de Los Ángeles. Él relató la experiencia de un hombre que utilizó sus tarjetas de crédito para un préstamo de $ 29.000 para pagarle a timadores que lo contactaron por teléfono diciendo ser representantes del Servicio de Impuestos Internos (IRS). Se dio cuenta de que había sido defraudado cuando trató de localizar a los coleccionistas falsos del IRS por teléfono después de hacer el pago. El teléfono se había desconectado.

“Nuestro sistema no permite que el IRS haga tales llamadas (de cobro)”, dijo Reyes, señalando que el IRS envía notificaciones de cobranza por correo. “Él no va a recuperar ese dinero. Las estafas son difícil de erradicar. Es como (un juego) de Wack-A-Mole donde una cabeza se acerca y vamos tras ella y luego otra cabeza aparece”.

Los medios étnicos pueden ayudar a las agencias de gobierno y a la ley a identificar estafas, dijo el teniente Al Labrada, un funcionario de alcance comunitario para el Departamento de Policía de Los Ángeles. Dijo que un productor de noticias de Univisión recientemente contactó a la policía acerca de una mujer que había convencido a un paciente con cáncer en el sur de Los Ángeles a confiar en sus tratamientos a base de hierbas en lugar de la atención médica. La salud del paciente se redujo drásticamente. El LAPD encontró y detuvo a la mujer.

Labrada dijo que todas las víctimas deben reportar fraudes y que los indocumentados pueden hacerlo sin miedo a la policía.

“No nos preocupamos por su estatus migratorio”, dijo. “Necesitamos que se presenten a la policía. No hay ninguna casilla que llenar de inmigrante en nuestras hojas de reclamaciones”.

Want to Leave a Comment?

Leave a Reply

Your email address will not be published.