Manifestantes Piden Que el Campus de UC Beneficie a Richmond

 

DSC_0569

Reportaje • Keisa Reynolds | Foto • David Meza

Cientos de personas se congregaron en la puerta del ayuntamiento el 4 de junio para apoyar un acuerdo de beneficios comunitarios para el proyecto del campus UC Berkeley Global en Richmond.

El nuevo campus de la Universidad de Berkeley será el mayor desarrollo económico de venir a Richmond desde los astilleros de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, presenta un riesgo para la población local, porque los proyectos anteriores no han beneficiado a los residentes, según Melvin Willis de la Alianza de los californianos para el Empoderamiento Comunitario (ACCE) que fue el maestro de ceremonias de la manifestación.

El acuerdo de beneficios comunitarios permitiría que los residentes se beneficien de las oportunidades económicas y educativas que traerá el nuevo campus.
La manifestación estuvo encabezada por Raise Up Richmond, una campaña iniciada por una coalición de líderes locales, el clero, familias y estudiantes.

Los concejales de la ciudad Gayle McLaughlin, Jael Myrick, Eduardo Martínez, y Jovanka Beckles hicieron declaraciones en apoyo del acuerdo. Valerie Cuevas parte de la Junta Escolar de West Contra Costa, Tony Alexander de la Conferencia del estado de California y la NAACP, y Enedina Mendoza de la Organización Interreligiosa de Apoyo a la Comunidad de Contra Costa (CCISCO) también se encontraban entre los oradores.

El 30 de abril, estudiantes de la Universidad de California en Berkeley ocuparon el edificio de la administración después que el rector Nicholas Dirks se negó a firmar un acuerdo de beneficios comunitarios. En el Richmond Standard el 25 de mayo, el alcalde Tom Butt escribió una respuesta a un artículo escrito por Alice Huffman y les aseguro a residentes y simpatizantes que UC Berkeley acordaría con los acuerdos jurídicamente vinculantes.

Sin embargo, algunos temen que el acuerdo no beneficiará a los residentes de Richmond.

La familia del reverendo y doctor Alvin Bernstine de la Iglesia Bautista Misionera de Belén emigró a Richmond durante la Segunda Guerra Mundial. “Yo estoy sobre los hombros de la gente que, hace más de 70 años, fueron invitados a participar en construir buques”, dijo a la multitud. “[Después de la guerra] construyeron iglesias y negocios. Establecieron [nuestra] comunidad, siempre creyendo que Richmond y el Área de la Bahía iban a ver el valor de incluirlos en los beneficios de vivir en California”.

Los elementos del acuerdo de beneficios comunitarios aprobados por Raise Up Richmond incluyen la vivienda, empleos, formación, pequeñas empresas, y la educación. Pero es probable que el campus Global aumente el aburguesamiento y el desplazamiento de los residentes de mucho tiempo. Para evitar eso, miembros de la comunidad dicen, el acuerdo debe incluir un fondo en contra del desplazamiento que garantice la vivienda asequible y protege a los residentes de mucho tiempo contra el desalojo que resultaría del desarrollo del proyecto.

Para Stephanie Hervey, los aumentos de alquiler han hecho que sea difícil encontrar un apartamento de una habitación en Richmond dentro de su presupuesto.

“Estoy a favor de la comunidad abogando por si mismos y de las personas que están aquí. Creo que es lo mejor para nuestros intereses estar en la mesa. Si no estas en la mesa, estás en el menú. El hecho de que nos está uniendo, nos está haciendo más fuerte para que cuando tengamos la oportunidad de beneficiarnos de todo lo que está aquí, podremos disfrutarlo”.

“Quiero ver más puestos de trabajo, una mayor participación dentro de la comunidad, y más recursos para ayudar a Richmond volver a como era”, añadió Cordell Hindler, otro residente. “Quiero que esta comunidad se beneficie de esta prueba”.

Los oradores en el mitin también discutieron las oportunidades para la educación superior, diciendo que los niños y jóvenes en Richmond merecen el acceso a los recursos que la Universidad de Berkeley es capaz de ofrecer. La concejal McLaughlin señaló que todavía no hay suficientes jóvenes graduándose de la escuela secundaria y asistiendo a la universidad. Raise Up Richmond ha pedido que el acuerdo de beneficios comunitarios incluyan un Fondo de Oportunidad y Educación para ayudar a construir vías de carrera para los estudiantes de kindergarten al duodécimo grado y estudiantes de colegios comunitarios.

La pastora Joan Thompson-Katzenberger de la Iglesia Bautista Misionera Nueva Esperanza en el norte de Richmond dijo que hay una necesidad de la campaña. “La comunidad en su conjunto lo necesita. Miro a los jóvenes y necesitan lo que teníamos. Son la futura generación”, dijo, agregando que el acuerdo enriquecerá vidas. “Sólo quiero ver un cambio. Si proporcionamos la oportunidad, el cambio vendrá”.

Want to Leave a Comment?