El Concejo de Richmond Aprueba Ordenanza de Control de Renta

 

DSC_0029

Reportaje, Malcolm Marshall

A partir del 4° de septiembre, Richmond se convertirá en la primera ciudad de California en décadas – y la primera en el Condado de Contra Costa jamás – de promulgar una ordenanza de control de renta, después de una aprobación de 4-1 por el Ayuntamiento de Richmond.

La nueva ley utilizará el índice de precios de consumo de la región de San Francisco-Oakland-San José para limitar los aumentos anuales de alquiler – en esencia lo que significa que las rentas no pueden aumentar más que el costo en general de la vida en la zona. Propiedades exentas incluyen condominios, casas unifamiliares, viviendas de Sección 8 y unidades construidas después del 1° de febrero 1995.

“Lo que hace es ayudar a aquellas personas que actualmente son inquilinos en casi la mitad de las viviendas de alquiler, estabilizando sus rentas y sólo las permite aumentar una cantidad razonable, mientras que están alquilando”, según Mike Parker de la Alianza Progresista de Richmond. “Esto ayuda a mantener a los vecindarios estables, y mantener a los niños en las mismas escuelas. Esto ayuda a todos los interesados ​​en nuestros barrios”.

Los miembros del concejo Jael Myrick, Jovanka Beckles, Gayle McLaughlin y Eduardo Martínez votaron a favor, mientras que Nat Bates disintió. El concejal Vinay Pimple y el alcalde Tom Butt se abstuvieron.

Muchos propietarios que se opusieron a la medida hablaron apasionadamente durante la sección intensa de comentarios públicos de la reunión, llamando las nuevas normas injustas para los arrendadores y argumentando que las leyes de control de alquileres crean consecuencias no deseadas para la ciudad.

“Este control de alquileres es sólo una ley punitiva”, dijo Mon Lee de 80-años de edad, quien dijo al concejo que ha vivido en Richmond por 25 años y es dueño de propiedad aquí. “Requiere que el propietario subvencione al arrendatario, [pero] ya se tiene la Sección 8 para eso”.

“He trabajado toda mi vida desde que compré la propiedad, ha estado en un flujo financiero negativo y nadie me ayudó”, añadió Lee. “Ahora que estoy jubilado y no puedo trabajar, cambian la ley”.

Pero los partidarios dijeron que el control de alquileres defenderá a inquilinos de bajos ingresos de rentas elevadas del Área de la Bahía obligándolos a abandonar sus hogares.

“Es una cuestión moral. Tenemos que proteger a los menos protegidos, los más vulnerables de nuestra comunidad”, dijo Tim Laidman. “He tenido buenos propietarios, y yo los aprecio y pienso que son valiosos para esta comunidad. También creo que esta ley no les hará daño, les ayudará. Esto hará que otras personas que no son buenas compitan con su bondad”.

Después de la votación, el alcalde Butt uso su foro electrónico para lamentar la decisión.

“Aunque estoy decepcionado de que el control de alquileres pasó, yo estaba dispuesto a vivir con ello, a pesar de que es un error colosal para Richmond”, escribió el alcalde. “Es como una especie de lotería, cada comprador de entradas (en este caso, el arrendatario) se ve a sí mismo como un ganador, aunque la mayoría de los inquilinos no verán ningún beneficio. Al pasar del tiempo, el número de beneficiarios se reducirá, al igual que el suministro de unidades de bajo alquiler, mientras que todos los otros inquilinos se enfrentarán con los aumentos de alquiler que exceden lo que habrían sido sin el control de alquileres. Esto es lo que ha sucedido en San Francisco y otras ciudades de renta controlada”.

Laidman, sin embargo, señaló que la nueva ley ayudará a cerca de 10.000 habitantes, la mayoría de ellos de bajos ingresos.

“No es una crítica que no afecta a todos y no puede ayudar a todos”, dijo. “No debe detenernos de hacer lo que podamos”.

Parker, por su parte, sostuvo que la ordenanza se ocupa de cuestiones más amplias, como la desaceleración del aburguesamiento en Richmond.

“Esta medida no detiene el aburguesamiento y no proporciona más viviendas asequibles”, dijo Parker. “[Pero] nos da más tiempo para tratar de hacer frente a los problemas fundamentales, como el fomento de la construcción de viviendas más asequibles, requiriendo viviendas de ingresos mixtos en los desarrollos que están llegando, [y] programas para la renovación de viviendas abandonadas”.

ACTUALIZACIÓN: Una versión anterior de este artículo afirmaba que la fecha de vigencia de la ordenanza de control de renta era el 1° de diciembre de 2015. La fecha de vigencia de 1° de diciembre se eliminó por el ayuntamiento durante la primera lectura de la ordenanza el 31 de julio de 2015.

Want to Leave a Comment?