Adictos en Recuperación Retribuyen en un Obsequio de Juguetes Para Niños

10256_1216062135075708_5004458649385863621_n
Por Ronvel Sharper | Fotos cortesía de Bay Area Rescue Mission

El día antes de la Noche Buena, el Bay Area Rescue Mission realizó un evento para regalar juguetes a niños necesitados. Pero fueron los voluntarios adultos – muchos de ellos en recuperación – que realmente me inspiraron.

El Bay Area Rescue Mission se estableció en Richmond en 1965, usando el primer piso de un antiguo hotel para cuidar de 12 hombres sin hogar y servirles tres comidas al día. La misión se amplió en 1971, incorporando la asistencia a las mujeres y familias sin hogar.

12321616_1216044311744157_2602801238855923484_nEl 23 de diciembre, ese enfoque se redujo de nuevo, aunque sólo por un día: el evento de la misión de Navidad para asistencia, que tuvo lugar en el Richmond Memorial Auditorium, se centró en los niños, dando regalos a niños necesitados cuyos padres no podían permitirse el lujo de otra manera. Si bien la misión normalmente abastece a las necesidades humanas de alimento, vivienda y ropa, también reconoce que la infancia tiene sus propias necesidades – como la oportunidad de poseer juguetes.

Pero los adultos que se ofrecieron como voluntarios tenían sus propias historias conmovedoras. Marvin Corbin, un hombre de 52 años, de Seattle, se describió a sí mismo como un alcohólico en recuperación tratando de mejorar para su familia.

“Estoy en el programa (The Bay Area Rescue Mission) porque yo estaba bebiendo demasiado y mi familia se está alejando de mí”, dijo, explicando que él espera poder utilizar el programa para recuperar su vida. “Mi hija no me quiere cerca hasta que mejore. Quiero ver a mis nietos de nuevo; Yo no quiero estar ebrio más”.

El capellán Steven Robinson de Richmond dijo que la mayoría de los voluntarios provenían del programa de recuperación de drogas y alcohol de la misión, “y queremos mostrarles que Dios tiene algo planeado para ellos. Él quiere que sean productivos y llevar una vida feliz, y que tomen el amor que han recibido y dárselo a los demás”.

Carlos Barrera, de 35 años, de Los Ángeles, dijo que se trasladó a Richmond en 2013, en busca de Dios.

“Hace apenas dos años, estaba perdido y obligado a las calles”, dijo. “Estaba atrapado en el alcohol. Doy gracias a Dios por su gracia y misericordia que estoy aquí, involucrándome y siendo productivo, con la alegría del Señor”. Él dijo que se ofreció en el evento “para compartir la alegría que Dios me ha dado… es una bendición, porque los niños pueden recibir regalos de Navidad, y podemos ver las sonrisas en sus rostros”.

El Bay Area Rescue Mission declara oficialmente que su propósito es “compartir el Evangelio de Jesucristo con las personas sin hogar y necesitados, y darles la posibilidad de cambiar su mundo”.
Escuchando a los voluntarios contar sus historias, tuve que reconsiderar mi percepción de los consumidores de drogas y alcohol. Yo había creído que si llegaban a ser adictos, no tratarían de parar de consumir; pero allí estaba yo, rodeado de antiguos usuarios, tratando de rehacer sus vidas.

Los voluntarios me enseñaron que cualquier persona puede cambiar si alguien cree en ellos; y que si tienen la motivación, pueden lograr cualquier cosa que quieran.

Puede visitar el sitio web de la misión en http://www.bayarearescue.org.

Want to Leave a Comment?

Leave a Reply

Your email address will not be published.