El Ascenso de los Milénicos

E9C916DF-24F8-4A38-A1AB-1E64BED10D09D134176A-4C0C-4109-B6D1-8DAB4489E68F copy

Por Keisa Reynolds | Foto cortesía de Sarah-Ji Rhee

 

Este año pasado, hemos visto un aumento en el activismo juvenil en el Área de la Bahía y en todo el mundo. Las protestas se han encabezado por las niñas, personas LGBTQ, estudiantes afroamericanos, y otros jóvenes de color. Ellos exigieron un fin a la violencia armada, la brutalidad policial, el odio racial y la cultura de la violación.

Los milénicos, especialmente los adolescentes, tienen una reputación de ser apáticos y apolíticos. Demostramos lo contrario en 2015. Los jóvenes no están exentos de la discriminación y la violencia y no tenemos miedo de luchar.

Cuando veo a los jóvenes saliendo de sus clases para protestar contra la injusticia, pienso en mi pequeña sobrina. Ella comenzó el primer grado en agosto y acaba de cumplir siete años. Ella es una chica brillante, llena de energía y le encanta aprender. Ella asiste a una escuela predominantemente blanca en un barrio muy diferente al suyo – hay pocas familias afroamericanas.
En el kínder, sus compañeros de clase le hacían preguntas sobre su cabello y color de piel. Siendo la muchacha brillante que es, su respuesta fue: “Porque soy afroamericana”.

Ella va a ir a la universidad, posiblemente para estudiar medicina o música o literatura – ella cree que puede hacer lo que quiera. Y ella puede.

Pero no puedo decirle que esas preguntas terminarán cuando ella entre a la escuela media o high school o la universidad.

Cuando sea aceptada a la universidad de su elección, va a escuchar lo que muchos de nosotros hemos escuchado durante años: “Por supuesto que te aceptaron, eres afroamericana”. Ella es una chica afroamericana orgullosa. Ella se merece lo mejor que la vida puede ofrecerle.

Y los jóvenes de hoy lo están haciendo posible para ella.

En 2015, los jóvenes de Chicago llevaron a cabo una reunión de lectura para retener al único bibliotecario de su escuela, denunciaron el aburguesamiento, marcharon para reclamar Martin Luther King, Jr., junto con encabezar grandes protestas en respuesta a la violencia policial. En el Área de la Bahía, se nos presento los Radical Monarchs, observamos lo que el East Bay Express llamó el levantamiento estudiantil del Este de la Bahía, y tuvimos a muchos de nuestros jóvenes apoyando campañas para reducir la edad para votar.

Los campus universitarios vieron un aumento en el activismo estudiantil. Con los esfuerzos liderados por Columbia Prisión Divest, la Universidad de Columbia se convirtió en la primera universidad del país en desprenderse de las prisiones privadas. El presidente y el canciller de la Universidad de Missouri dejaron sus cargos después de que el equipo de fútbol se unió a los compañeros afroamericanos en protesta por el odio racial en su campus.

La resistencia de la juventud y el activismo no es nuevo. Pero ha entrado al centro de atención nacional en un momento cuando el diálogo y la acción en torno a los cambios sociales son más importantes que nunca.

Espero otro año de resistencia juvenil y la lucha por nuestra liberación colectiva. Los jóvenes saben lo que tiene que cambiar y están haciendo que suceda.

Si eres una persona joven, únete a la lucha en cualquier forma que puedas. Deja que el próximo año sea el primero de muchos en que trabajas hacia el mundo donde quieres vivir. Hay mucha gente, como mi pequeña sobrina, mirando hacia tu ejemplo.

Want to Leave a Comment?

Leave a Reply

Your email address will not be published.