El Creciente Poder del Voto Latino

3004595893_cd96feac42_o-1024x680-300x199

Por Edgardo Cervano-Soto

Eran las 9:30 por la mañana un sábado. Incluso antes de que las puertas de la oficina de Catholic Charities en Richmond se abrieran, un gran grupo de personas ya habían rodeado la entrada. Estaban esperando un taller gratuito donde los asistentes podrían obtener ayuda para presentar sus solicitudes de ciudadanía. A las 10:00 a.m., las puertas se abrieron y unos 65 asistentes dieron el primer paso para convertirse en ciudadanos. El taller de ciudadanía atrajo a un grupo diverso de solicitantes, incluyendo asiáticos del sudeste, africanos y asiáticos del este, pero la mayoría eran latinos.

Poder del voto latino

Los latinos se encuentran entre el grupo demográfico de mayor crecimiento en los Estados Unidos. En California, los latinos superan en número a los blancos (14,99 millones de latinos a 14,92 millones de blancos) a partir de julio de 2015. Se estima que para el año 2050, los latinos representaran el 28 por ciento de la población de EE.UU.. El creciente demográfico latino lleva a la pregunta: ¿qué poder político tendrán los latinos en el año 2016? La gran asistencia en el taller de ciudadanía en Richmond sugiere que podría ser significativo.

En el taller de la ciudadanía, la amplia gama de individuos presentes representaron algunos de los cambios más grandes del voto latino.

Michael Alonzo, de 22 años, un estudiante de St. Mary’s College, fue uno de los muchos voluntarios bilingües en el taller. En el taller de Catholic Charities, Alonzo era un revisor de aplicación, donde le hizo preguntas a los solicitantes para determinar su elegibilidad para la naturalización. Como miembro del Catholic Institute for Lasallian Social Action, Alonzo es un voluntario regular de inscripción de votantes.

Alonzo tiene la intención de votar en noviembre de 2016. Dice que está indignado por la xenofobia y el racismo actual en las campañas presidenciales de 2016.

“Creo que la gente no ve [los hechos] y corren con sus prejuicios y permiten que eso alimente su necesidad de deshacerse de todos los inmigrantes”, dice Alonzo, sobre la campaña de Donald Trump, que ha sido respaldada por defensores de supremacía de la raza blanca.

Alonzo dice que está emocionado de votar y apoyar a su candidato preferido.

“Soy un gran fan de [el candidato presidencial demócrata] Bernie [Sanders] por la perspectiva de justicia social que pone sobre la mesa, y sobre todo por no aceptar dinero de corporaciones y bancos”, dice Alonzo.

Alonzo representa un subgrupo formidable dentro del electorado latino: Milenarios. Un estudio realizado por el Centro de Investigación Pew encontró que la mayor fuente de crecimiento potencial para el electorado latino podría provenir de los votantes milenarios latinos. Del récord de 27,3 millones de latinos elegibles para votar en 2016, la generación milenaria de latinos representa casi la mitad de los votantes (44 por ciento) o 11,9 millones. Algunos 3,2 millones de latinos cumplieron 18 entre 2012 y 2016. El número de jóvenes latinos en el país es tan grande que se espera que dominen el voto latino en las próximas dos décadas.

Nuevos ciudadanos pueden dejar una marca

Teresa García, de 61 años, hizo el recorrido a primera hora desde su casa en San Leandro a Richmond para el taller gratuito de ciudadanía. Ella se sienta en una fila esperando el siguiente revisor de aplicaciones disponible. García, una residente legal permanente durante 15 años, quiere convertirse en una ciudadana estadounidense.

“Me gustaría tener todos los beneficios que el gobierno de EE.UU. ofrece a sus ciudadanos”, dice ella.

 De acuerdo con un estudio realizado por el Centro de Investigación Pew, 1,2 millones de inmigrantes latinos se han naturalizado entre 2012 y 2016. En lo que se ha denominado el “efecto Trump” este año por los expertos en política, preocupados por las declaraciones anti inmigrante de Donald Trump han llevado a algunos inmigrantes a convertirse en ciudadanos de Estados Unidos.

“Durante cualquier elección vemos un aumento, pero especialmente durante las elecciones presidenciales, y éste es uno muy importante”, dice Christopher Martínez, director de programas de Catholic Charities del este de la bahía.

Catholic Charities del este de la bahía es una de las nueve organizaciones comunitarias que brindan talleres de ciudadanía gratuitos como parte de la colaboración del este de la bahía de naturalización. La colaboración se formó hace más de cuatro años para alentar a los residentes permanentes elegibles que viven en el este de la bahía a convertirse en ciudadanos estadounidenses. Para ser elegibles para la ciudadanía estadounidense, residentes legales permanentes, también conocidos como titulares de la tarjeta verde, deben ser mayor de 18 años en el momento de aplicar, haber tenido su tarjeta de residencia durante al menos cinco años, y tener residencia continua en los Estados Unidos.

 “Se estima que hay unos 100.000 titulares de tarjeta verde elegibles que viven en el este de la bahía”, dice Martínez. La colaboración tiene sede en los condados de Contra Costa y Alameda, pero está abierta a atender a cualquier persona. En los talleres anteriores, residentes de lugares tan lejanos como el condado de El Dorado, en la frontera de California y Nevada, han asistido.

 Durante el reciente taller de Richmond, múltiples estaciones incluyeron un representante de entrevista para evaluar la elegibilidad, una orientación sobre el proceso de naturalización, asistencia de exención de pago, revisión de la solicitud por un abogado de inmigración, y la presentación de la aplicación final.

   Con las elecciones de noviembre acercándose, el número de personas que se conviertan en ciudadanos de Estados Unidos y se inscriban para votar podría tener un impacto.

“En este momento el proceso [de naturalización] está tomando cuatro a seis meses. Si la gente aplica este mes o el mes próximo, se espera que deben ser ciudadanos para el otoño, [y tengan tiempo para registrarse para votar] antes de las elecciones”, dice Martínez de Catholic Charities.

Teresa García hace su camino a la estación de exención de cuotas, logrando estar más cerca a la finalización de la preparación de su aplicación. Al preguntarle si tiene planes de participar en la próxima elección, ella responde: “Voy a pensarlo después de obtener mi ciudadanía”.

Elegibilidad vs participación electoral

El número de votantes latinos elegibles podría tener un enorme impacto político.

Es decir, si deciden votar.

En la elección presidencial de 2012, la tasa de participación de los votantes latinos se encontraba en un decepcionante 48 por ciento, muy por debajo de los afroamericanos (66.2 por ciento) y los blancos (64,1 por ciento). De acuerdo con datos de la Oficina del Censo en 2012, 23,3 millones de latinos eran elegibles para votar. Sin embargo, mientras que un récord de 11,2 millones de latinos votaron, 12.1 millones de latinos optaron por no votar en 2012.

 Los expertos a veces se refieren a la población latina como el “gigante dormido”, en referencia a los aumentos masivos de población de los latinos y el potencial del poder de voto.

El poder de su voto no sólo es importante en la carrera presidencial. También puede influir en el resultado de las elecciones locales. En Richmond, se están considerando cuatro iniciativas de votación – en temas que van desde el control de los alquileres y políticas en contra del desalojo injusto, a la financiación para jóvenes de Richmond – que afectan profundamente a los residentes latinos en Richmond.

Marcos Bañales es copresidente del comité directivo de la Alianza Progresista de Richmond y un fundador de Somos Latinos, una organización de base que aboga para la representación latina en Richmond. Él quiere captar cualquier entusiasmo derivado de la carrera presidencial, e involucrar a los residentes en políticas locales, en particular los votantes latinos elegibles que no votan en las elecciones, ya sea local o nacional.

“Mi experiencia en trabajar con los latinos en Richmond es que tenemos una gran cantidad de latinos que llegaron como inmigrantes y se convirtieron en ciudadanos, con una edad promedio de 50 a 60 años de edad, pero no votan. En conversaciones individuales, me dicen, ‘Los políticos siempre prometen muchas cosas, pero nada cambia, ¿por qué preocuparse? “Creo que tienen una mentalidad de la corrupción de América Latina, y ser capaz de cambiar su mentalidad es muy duro”, dice.

 Hipólito Pastrano, de 57 años, residente de Richmond y ciudadano de EE.UU. desde 1986, acompañó a su esposa e hija al taller de ciudadanía. La esposa y la hija de Pastrano quieren convertirse en ciudadanas y participar en las próximas elecciones. Él, por lo contrario, nunca ha votado y no planea votar. En su opinión, presidentes y políticos desde la Ley de Control y Reforma de la Inmigración de 1986 han abandonado arreglar el sistema de inmigración, aunque a menudo esperan un voto de los latinos mediante una promesa de reforma.

“Ellos sólo buscan el voto. Se sientan en el poder, prometen lo que harán diferente y siempre es el mismo resultado”, dice Pastrano.

Sin embargo, a pesar de esta apatía de los votantes, el porcentaje de ciudadanos naturalizados que votan está aumentando. De acuerdo con el análisis de la investigación Pew del voto de los electores de 2012, la tasa de participación electoral de los inmigrantes latinos naturalizados que llegaron en la década de 1990 aumentó de 41,2 por ciento en 2008 a 47,2 por ciento en 2012. Los ciudadanos recién naturalizados podrían seguir aumentando la tasa de participación electoral.

Lo mismo no puede decirse de la juventud latina. La tasa de participación electoral de los latinos entre 18 a 24 años de edad, disminuyó entre 2008 y 2012 por un 4,6 por ciento. Pero con un número tan alto de jóvenes latinos entrando en edad de votar, los defensores dicen que tienen el potencial de hacer una diferencia.

En un año en que la violencia contra las comunidades de color, la retórica anti-inmigrante, y la desigualdad social se han intensificado, talleres de ciudadanía, registro de votantes, y el fomento de los votantes latinos a encontrar su camino a las urnas será más importante que nunca llegando a noviembre.

“Tenemos que comenzar a hacer campaña aquí en Richmond, y [capitalizar] del entusiasmo de los jóvenes”, dice Bañales. •

Want to Leave a Comment?

Leave a Reply

Your email address will not be published.