La Decisión de la Corte Suprema Sobre la Acción Ejecutiva “No es el Final del Camino”

dapa_500x279

Reportaje • Peter Schurmann, New America Media | foto, flickr.com/fischerfotos/

San Francisco, CA – Defensores de derechos de los inmigrantes dicen que el fallo de la Corte Suprema en dos programas que habrían otorgado un alivio temporal de la deportación para millones de indocumentados es un contratiempo. Pero, insisten, no es el final del camino.

Shiu-Ming Cheer con el Centro Nacional de Leyes de Inmigración (NILC) llamó la decisión 4-4 de Estados Unidos v. Texas, una “decisión de no decisión”. Con sólo ocho jueces, explicó, el fallo no establece precedente legal y por lo tanto deja la puerta abierta a una serie de posibles escenarios.

Uno de ellos es una nueva audiencia, dijo Ming, que habló durante una llamada de prensa nacional de medios étnicos sobre las ramificaciones de la decisión y lo que los inmigrantes indocumentados y sus familias pueden hacer en el futuro. La sesión informativa fue organizada por New America Media y Ready California, una colaboración de organizaciones legales y comunitarias trabajando con las comunidades de inmigrantes del estado.

“El Departamento de Justicia podría pedir una nueva audiencia cuando se nombré un noveno juez”, dijo Ming, añadiendo que tales cosas son “poco frecuente pero no sin precedentes.” Citó casos en 1954, y más recientemente en 2010 y 2012, cuando el tribunal acordó volver a oír casos.

Sigue vacante un puesto en la corte tras la muerte del juez Antonin Scalia en febrero.

Aún así, Ming observó que el proceso sería largo, dada la probabilidad de que un nuevo juez no sería designado hasta después de las elecciones de noviembre, probablemente a mediados de 2017. Eso significaría que un fallo no se obtendría hasta el año siguiente.

Otra posibilidad es que los estados individuales presenten “demandas afirmativas” fuera del Quinto Circuito, donde el desafío original a los programas originó. En ese caso, dijo Ming los estados podrían declarar daños financieros como resultado del fallo y tratar de implementar los programas estado por estado.

Los dos programas, la Acción Diferida para Padres de Ciudadanos Estadounidenses y Residentes Permanentes Legales (DAPA) y una versión ampliada del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) de 2012 fueron anunciados por el presidente Obama en 2014. Unos 5 millones de inmigrantes indocumentados hubieran sido protegidos en virtud de DAPA y DACA ampliada, deteniendo temporalmente la amenaza de la deportación, mientras también concediéndoles números de seguro social y permisos de trabajo.

Un estudio realizado por el Instituto de Políticas de Migración encontró que el 36 por ciento de las familias elegibles para DAPA viven por debajo del umbral de la pobreza, y que la autorización de trabajo para estas familias levantaría los ingresos en un 10 por ciento.

El Quinto Circuito falló a favor de un desafío a los programas encabezado por Texas y otros 25 estados que declararon que los programas eran inconstitucionales y representaban una extralimitación ejecutiva por el presidente. El fallo de la Corte Suprema significa que la decisión del Quinto Circuito permanece en vigor.

El presidente Obama calificó la decisión “desgarradora”.

Aidin Castillo trabaja con el Centro de Recursos Legales para el Inmigrante (ILRC), parte de Ready California. “Ready California está en plena marcha” para compartir la información sobre las opciones disponibles para las familias inmigrantes, dijo ella. Su mensaje principal, continuó; “DACA original permanece disponible. No se ve afectada”.

Hasta la fecha unas 700.000 personas se han beneficiado del programa original DACA, que está abierto a aquellos que cumplen con los siguientes criterios: llegaron al país antes de cumplir los 16 años, nacieron después del 15 de junio de 1981 y han residido en el país continuamente desde el 15 de junio de 2007, y cumplen con los requisitos educativos o han servido en el ejército.

La versión ampliada habría levantado el requisito de la edad y avanzado la fecha de llegada a 2010.

Ready California y otros grupos están trabajando para animar a los elegibles a solicitar DACA.

Castillo dijo que, si bien la decisión puede tener un “efecto intimidante” en ese esfuerzo, dado el temor que muchos tienen de revelar su estado – especialmente en esta temporada electoral tensa, cuyo resultado podría conducir a un endurecimiento de las leyes de inmigración – el miedo “no es la razón principal” impidiendo a la gente de aplicar.

Dijo que muchos potencialmente elegibles destinatarios de DACA o bien no tienen el dinero para aplicar – la tarifa de solicitud es de $465 – o no están claros acerca de los requisitos, específicamente en torno a la educación.

“No se trata sólo de graduados con las mejores calificaciones” que pueden aplicar, explicó Castillo, diciendo que muchos inmigrantes indocumentados asumen erróneamente que DACA sólo está disponible para las personas en programas de cuatro años. Dijo que los matriculados en programas de educación para adultos o de formación profesional acreditados también pueden aplicar, teniendo en cuenta que DACA “hace que sea posible ir o permanecer en a la escuela”.

Otras razones para aplicar incluyen la posibilidad de calificar para otros programas de alivio migratorio que ofrecen caminos hacia la legalización y la ciudadanía, dijo Castillo. Hasta un 14 por ciento de los que aplican para DACA, dijo Castillo, en realidad califican para uno de estos otros programas, que a menudo proporcionan más protecciones permanentes.

Tanto ella como Ming instaron a la gente a buscar consejo legal de “proveedores de servicios legales de confianza”, pero advirtieron de los “agentes fraudulentos que se aprovechan de las comunidades” en tiempos de confusión.

Para Ju Hong, parte de la Colaboración Nacional AAPI de DACA, conseguir DACA le “cambio la vida”, lo que le permitió obtener una licencia de conducir y encontrar trabajo. Dijo que la decisión del tribunal era, “increíblemente decepcionante”.

Nacido en Corea del Sur, Hong vino a los Estados Unidos con su madre a la edad de 11 después de que su familia experimentó la quiebra durante la altura de una recesión económica. El graduado de la Universidad de Berkeley ganó la atención en 2013 por interrumpir al presidente Obama durante un discurso sobre el número récord de deportaciones llevadas a cabo bajo su administración.

Hong dijo que de los 1,5 millones de indocumentados Asiáticos en el país unos 500.000 se hubieran beneficiado de los programas DAPA y DACA ampliada.

Hong hizo eco de los otros oradores para instar a las comunidades a “movilizarse para las elecciones de noviembre”, ya sea mediante registrándose para votar o, si no pueden, entonces alentando a los miembros de su familia y amigos a hacerlo.

Gema Pérez, de 50 años de Bakersfield, California es una de los millones de inmigrantes indocumentados que se habrían beneficiado de DAPA. La madre de dos hijas, una ciudadana estadounidense y la otra una destinaria de DACA, llegó al país en 1995.

“Estaba muy decepcionada y triste”, dijo y agregó que ahora tiene más miedo de ser deportada o ver a su marido, el único sostén de la familia, deportado. “Esto es devastador para todos nosotros”.

Pero Pérez se comprometió a “seguir luchando”, una determinación que Castillo dice ayudará a impulsar el activismo local. “En ausencia de DAPA y DACA ampliada” ella dijo, “los funcionarios locales y estatales tendrán que entender el peso de lo que significa esta decisión”.

Señalando el montón de leyes de California que permiten el acceso a inmigrantes indocumentados a cosas como licencias de conducir, la atención sanitaria y la ayuda financiera para la universidad, dijo que el estado es “un ejemplo de los cambios que pueden ocurrir a nivel local” y que otros estados pueden mirar hacia California como modelo.

“Las personas están expresando tristeza, frustración e ira” después del fallo, dijo Castillo. “En primer lugar está el período de duelo, y después la resistencia”.

Want to Leave a Comment?

Leave a Reply

Your email address will not be published.