Lo Que el Desalojo le Hace a La Familia

 

Comentario, Betsy Romero

Cuando mi mamá me dijo que había recibido una notificación de desalojo, yo estaba triste. No porque iba a perder la casa donde vivía, sino porque mi madre soltera, embarazada tendría que trabajar aún más de lo que ya lo hacía.

Al tener sólo 15 años, yo no entendía muy bien por qué era tan difícil. Le pregunté a mis abuelos, “¿Por qué está tan estresada mamá acerca de esto?” “¿Por qué nos está pasando esto a nosotros?” y “¿Vamos a estar bien?”

Me decían que no me estresara sobre esto, pero me afectaba. Era difícil que no me afectara cuando vi a mi madre en su habitación casi perdiendo la cabeza tratando de encontrar una nueva casa donde vivir. Ella tuvo que suplicarles a los propietarios que nos dejaran a mí, mis dos hermanas y mi hermano quedarnos por unos meses más. Fuimos notificados acerca de ser desalojados alrededor de octubre de 2015, pero nos dejaron estar en la casa durante un par de meses, mientras que mi madre trató de encontrar un lugar donde vivir.

Fue estresante para mí también, porque tenía que ayudarle a mi mamá a cuidar el resto de sus hijos.

Mi mamá tenía que trabajar día y noche para tener el dinero suficiente para encontrar una nueva casa o apartamento y cuidar de sus cuatro hijos y el bebé que aún estaba en su vientre.

Nunca pensé que esto nos iba a pasar a nosotros.

Así que hice mi mejor esfuerzo para ayudarle a cuidar de mi hermano y hermanas. Intente ayudarle a empacar nuestras cosas y llevar a mis hermanos a jugar afuera mientras ella descansaba.

También decidí dejar algo que me gustaba mucho, mi club de robótica. Fue difícil para mí dejarlo pero sabía que mi madre necesitaría ayuda. Le dije a mi mentor que decidí tomar un descanso para ayudar a mi madre y me dijo que estaba bien con él. Desde entonces no he regresado a la robótica.

Con el tiempo no pudimos permanecer en nuestra casa por más tiempo por lo que mi madre alquiló un espacio de almacenamiento y nos quedamos con una tía en su apartamento. Nos quedamos en su apartamento lleno durante unos dos meses.

En esos dos meses, mi madre dio a luz (dos semanas antes de tiempo) a una niña, encontró un apartamento y consiguió un trabajo mejor remunerado.

Vi a mi madre ir desde muy estresada a calmada y serena.

En este momento estamos muy bien. Seguimos como antes pero en un nuevo lugar. A veces extraño nuestra vieja casa, pero creo que estamos más felices aquí. Con tal de que no tengamos que experimentar toda la tensión de nuevo.

Want to Leave a Comment?

Leave a Reply

Your email address will not be published.