Encontrando Atención Plena Dentro del Ring

Por Mitzi Perez

“Siento que fui puesto en este planeta para pelear”, dice Jonathan Pérez, de 23 años, entrenador de boxeo en Omni Movement en Richmond.

Pérez, mejor conocido como Jonny, también trabaja con Mindful Life Project, donde ayuda a enseñar el concepto de atención plena (mindfulness) a los estudiantes de primaria en Richmond. Pero su vida no siempre era tan prometedora como lo es ahora.

Un nativo de Richmond, Pérez creció en un hogar pobre. Su padre usó drogas y dejó a la familia cuando Pérez aún era joven. Recuerda que la escuela se sentía como una prisión. “Me hacían la burla por mis zapatos”, dice. “Sentía que tenía que ser duro… sentía que siempre tenía que poner este frente para que nadie supiera lo que estaba pasando conmigo”.

“Me estaban echando de la clase mucho. Entonces comenzó a ser un patrón y una cosa normal”, dice él.

Se metió en su primera pelea en sexto grado. Poco después, empezó a “salir de fiesta”, dice.   

Después de eso se graduó a actividades criminales, como robar coches, diciéndose a sí mismo que no tenía ningún problema.

Entonces un día él vio cuando a su hermano mayor lo arrestaban por intento de asesinato. Su hermano menor también había sido arrestado y enviado a una instalación para niños llamada Byron Boys Ranch. “Mis dos hermanos ya no estaban y todo me llegó”, dijo.

Pérez se dio cuenta de que estaba perjudicando a su familia al quedar en la huida. Quería volver a estar con su familia lo antes posible. Así que decidió entregarse por robo mayor de autos cuando tenía 18 años. Fue liberado aproximadamente un mes más tarde y cumplió otro mes en arresto domiciliario con la condición de conseguir un trabajo o ir a la escuela. Decidió hacer ambas cosas.

En detención, dice, no obtuvo mucha ayuda. Él dice que las necesidades de salud mental de los niños fueron tratadas en su mayoría con medicamentos recetados como Adderall, que se utiliza para controlar el trastorno por déficit de atención. En cuanto a los adultos a cargo, dice: “Te das cuenta que algunos se preocupan y otros no”.

Cuando estaba encerrado e iba a una escuela de la corte, dice: “Se sentía como una guardería. Yo estaba recibiendo asignaciones de primer y segundo grado a la edad de 16”.

Cuando fue liberado, regresó a Richmond y comenzó un nuevo capítulo en su vida. Por el mentor de jóvenes, Richard Boyd, se involucró con el programa de jardinería comunitaria Urban Tilth y el proyecto Safe Return, que ayuda a las personas anteriormente encarceladas a adaptarse a la vida después de la prisión.

 Con la ayuda del centro LEAP local en Richmond, Pérez fue capaz de obtener su GED y estudiar en el Colegio Contra Costa.

Empezó a leer sobre el concepto de mente, cuerpo y alma – y también de retribuir. Él acredita esto con mejorar su confianza en sí mismo.

“También me ayudó a tener confianza para tomar el boxeo más en serio”, dice Pérez.

Había descubierto su pasión por el boxeo a través de un programa después de la escuela en Richmond High años antes. Él dice que el boxeo ayudó a distraerlo de las cosas que lo estresaban.

“Hay que tener disciplina como boxeador”, explica. “La disciplina del boxeo me ha hecho una mejor persona”.

Luego comenzó a trabajar con Mindful Life y empezó a meditar todos los días, combinando su capacidad atlética con su nueva fuerza mental y espiritual.

“Siempre entreno y cuando medito, entreno una parte de mí que realmente no puedes ver. Me ayuda a controlar mis acciones y hacer lo correcto sobre lo incorrecto”, dice Pérez.

Él acredita meditar con ser capaz de ralentizar mentalmente las cosas en el ring. 

“Con la atención plena, soy capaz de controlarme más. Ahora, antes de que reaccione, pienso”.

También es capaz de concentrarse en su aliento, algo que dice que puede ayudarle a ganar una pelea.

“En el boxeo, es fácil dejar que tus emociones ganen lo mejor de ti. Te olvidarás de tu aliento y puedes ser noqueado”, dice. “Si puedes ganar la batalla de la respiración y tomar el aliento y la energía del otro luchador, puedes ganar la pelea. Tu respiración es todo”.

Pérez es un héroe del boxeo local, ganando dos cinturones de campeonato – 2014 Ringside Champion y 2015 Oxnard PAL Champion.

Él ve su trabajo con Mindful Life como relacionado, reuniendo su amor por el boxeo, los niños y la comunidad.

“Puedo influir e inspirarlos”, dice, “enseñando cómo la atención plena – estar en el presente y en el momento sin juicio – puede afectar sus vidas”.

Él espera ser boxeador profesional en 2018, y también quiere abrir su propio gimnasio en Richmond para que los jóvenes aprendan el boxeo como una manera de traer la disciplina a sus vidas.

Want to Leave a Comment?

Leave a Reply

Your email address will not be published.