El Fútbol Americano Juvenil va Fuerte, A Pesar de los Riesgos a la Salud

 

Reportaje • Ronvel Sharper y Editores de RP

Los jóvenes de Richmond continúan jugando fútbol americano, a pesar de la abrumadora evidencia de que puede causar cambios en sus cerebros.

Una nueva investigación sugiere que uno no tiene que tener una conmoción cerebral para sentir los efectos. Después de sólo una temporada de jugar al fútbol, los jugadores jóvenes pueden desarrollar cambios en sus cerebros.

El nuevo estudio, publicado en la revista Radiology, encuentra una relación significativa entre la exposición al impacto a la cabeza y los cambios en la materia blanca del cerebro. También encontró que los jugadores que sufrieron más golpes en la cabeza tuvieron más cambios en su cerebro.

“La mayoría de los investigadores creen que las conmociones cerebrales son malas para el cerebro, pero ¿qué pasa con los cientos de impactos a la cabeza durante una temporada de fútbol que no conducen a una concusión cerebral?”, Preguntó el investigador principal del estudio, el Dr. Christopher Whitlow.

“Queríamos ver si los impactos cumulativos de la cabeza subconcussive tienen algún efecto en el cerebro en desarrollo”, dijo Whitlow.

El entrenador de fútbol americano local, Andre Williams, dice que los padres y los niños están aprendiendo más sobre los riesgos asociados con jugar fútbol y tomar golpes a la cabeza.

“Está teniendo mucho efecto. Desde la película [Concussión], tuvimos algunos jugadores que no regresaron”, dijo Williams.

Williams ha entrenando fútbol americano juvenil por más de 20 años. Después de muchos años de entrenar con los Steelers de Richmond, él comenzó su propio programa de fútbol americano, la asociación de la juventud de los Cowboys de San Pablo, en 2014.

“Los padres están muy preocupados. Los padres llenan un cuestionario cuando inscriben a su hijo. Necesitan conocer los síntomas y llamar inmediatamente a un médico si su hijo los está mostrándolos”.

“Los pequeños de 5 a 12 años están bien”, dice. “Son los de 13, 14, 15 [años de edad] donde los niños son más grandes y más rápidos, es donde he visto grandes golpes y los niños se golpean su cabeza en el suelo duro”.

Sin embargo, muchos niños en Richmond y en otros lugares aún quieren jugar el juego.

Mientras que más información está llegando a los padres, Williams dice que no ha visto una fuerte caída en los jugadores. De hecho, dice, el fútbol juvenil está creciendo. El número de participantes en el rango de 5 a 12 años ha aumentado en los últimos tres años. Él cree que es en parte debido al éxito pasado de programas locales como los Steelers, Berkeley Bears y West County Spartans.

“Los niños escuchan sobre los programas y salen en grandes números. No ha afectado realmente a nuestra área tanto como Vacaville y Sacramento, donde tenían jugadores con los que realmente contaban que no regresaron”.

 Para proteger a los jugadores, Williams dijo que la liga ha tomado algunas precauciones, como conseguir nuevos cascos para los jugadores y contar con médicos presentes en cada juego para tratar posibles lesiones. “Tenemos un protocolo que seguimos y es decisión del médico si el jugador vuelve al juego de nuevo”, dijo Williams. “Toda la liga tiene un protocolo, que creo que es lo mejor”.

Pero incluso estas precauciones no pueden evitar traumatismos craneales. “Este año tuvimos dos niños con síntomas [relacionados con lesiones en la cabeza]”, dijo.

Entonces, ¿por qué los jóvenes siguen eligiendo jugar?

El jugador de fútbol americano Miguel Loera, de 18 años, dice que los jugadores son conscientes de los riesgos, pero a menudo deciden unirse de todos modos, debido a la hermandad y la competencia. “El fútbol muestra a los jóvenes cómo el trabajo en equipo y el trabajo duro pagan al largo plazo. La gente se lastima todo el tiempo. Al final, todo se reduce a la decisión de esa persona”, dijo Loera. “Ellos deciden unirse, nadie más”.

Ron Hogan tiene dos niños de 12 años de edad, Kearree y Kamaree, comenzaron a jugar fútbol americano a los 7 años.

“El fútbol es muy poderoso para estos niños. Es un derecho de paso en el que aprenden a ser más duro y trabajar como equipo”, dijo Hogan, que jugó fútbol americano en la high school y la universidad él mismo y ahora entrena a los San Pablo Cowboys.

Él dice que está comprometido a enseñar a los jugadores a taclear correctamente.

“Enseñamos la rutina de taclear de los Seahawks, que saca la cabeza del tackle”, dijo Hogan.

Sin embargo, él reconoce que los golpes duros a la cabeza suceden a veces.

“Tuvimos un niño que fue golpeado en una patada el año pasado. El médico lo hizo sentarse toda la semana y luego lo dejó que volviera. Su madre estaba muy preocupada. Le di toda la información y le tocó a ella determinar si continuaría jugando.

Hogan cree que una razón por la que los padres continúan dejando que sus hijos jueguen fútbol juvenil es la presencia de modelos masculinos para sus hijos.

 “Tenemos hombres jóvenes negros criados sin padres. Las madres quieren que sus hijos estén aquí con modelos masculinos que enseñen más que sólo fútbol. Enseñamos lecciones de vida y responsabilidad”, dijo Hogan.

“Es por eso que creo que los padres permiten que sus hijos jueguen fútbol americano”, dice, “incluso con los riesgos”. •

Want to Leave a Comment?

Leave a Reply

Your email address will not be published.