Hermanas Guerreras se Reúnen en Oakland para Discutir la Vida Después de la Prisión

 

 

 

 

 

 

Por Abené Clayton

Un grupo de mujeres anteriormente encarceladas se reunió en Oakland el mes pasado para discutir trabajos, vivienda y cómo transformar el sistema penitenciario para ayudar a las mujeres a prosperar.

La convocatoria de las Hermanas Guerreras, organizada por el Centro de Libertad de Mujeres Jóvenes (YWFC), con sede en San Francisco, reunió a mujeres de todo el país para trabajar para mejorar la vida de las mujeres afectadas por el sistema de justicia.

“Cuando recibes esa llamada telefónica de última hora… o cuando los refugios están completamente cerrados, es personal”, dijo Jazmine Banks, organizadora regional de YWFC. “Se trata de asegurarse de que tienen un lugar donde ir al final de la noche”.

A lo largo del día, las oradoras le recordaron a la audiencia la importancia de abogar por las mujeres que aún están encerradas.

“Nuestra primera prioridad son las hermanas que dejamos atrás y nuestra misión es terminar con el encarcelamiento de mujeres y niñas a través de la defensa, la legislación y el litigio”, dijo Topeka Sam, del Consejo Nacional de Mujeres y Niñas Encarceladas y Excarceladas, que trabajo para conmutar más de 50 penas de prisión de mujeres durante la administración Obama.

El evento fue anunciado como un espacio para que las mujeres trans y cisgénero formaran una lluvia de ideas para ayudar a informar la declaración de derechos de la Coalición para la Libertad de Mujeres Jóvenes en todo el estado.

La mayor parte del personal de YWFC se graduó del programa y han estado encarceladas o vivieron el sistema de cuidado de crianza temporal.

“Las encontramos donde están y trabajamos con ellas con el tiempo para desarrollar su propia conciencia crítica, y ellas comienzan a despenalizarse ellas mismas. Empezamos con mujeres y niñas en las cárceles”, dijo Jessica Nowlan, directora ejecutiva de YWFC.

Cuestiones como el acceso equitativo a la atención de salud mental, sentencias adicionales y el camino de la escuela a la prisión se abordaron en la declaración de derechos.

Pero al centro de la convocatoria estaba el empoderamiento de las mujeres que sentían que habían sido silenciadas y olvidadas por la sociedad debido a una historia criminal.

“Estoy capacitada por la vida, y veo a otras personas prosperar. El empoderamiento proviene de la lucha, ha sido una lucha mantener… y exprimir exteriormente mi feminidad sin ser cuestionada”, dijo Ronjah Deglamig, compartiendo las reflexiones de su grupo de taller sobre la decepción, la redención y las estrategias para promulgar el cambio y la reforma política.

La encarcelación masiva puede ser un tema polarizador, especialmente en las áreas urbanas que componen California. Las mujeres encarceladas y anteriormente encarceladas a menudo sienten que sus voces son descuidadas durante las conversaciones sobre la reforma de las políticas.

Pero esas son exactamente las voces que necesitan ser escuchadas, dijo Lateefah Simon, presidenta de la Akonadi Foundation, quien se asoció con el YWFC para presentar el evento.

“Lo que has vivido… lo que has sobrevivido, te da el dominio para establecer la reforma de políticas para las mujeres en el estado de California”, dijo Simon. “Lo que hemos sobrevivido nos llevará a una plataforma de justicia, por nosotras y para nosotras”.

Want to Leave a Comment?

Leave a Reply

Your email address will not be published.