Los Jóvenes de Richmond Dicen: “¡Gracias!”

Primera Persona, Varios Autores

Nota del Editor: Cada año en esta época, les pedimos a jóvenes de Richmond que nos digan de qué están agradecidos. Esto es lo que dijeron.

Juego alegre

Ella es pequeña y tiene la sonrisa más cursi. Su nombre es Sirryah, mi sobrina de 3 años. Ser una estudiante de último año de high school es caótico. Tengo solicitudes para la universidad que entregar, clases con que mantenerme al día y responsabilidades de liderazgo. (Sin mencionar tratar de mantenerme en un buen lugar mentalmente y emocionalmente.) Mi sobrina Sirryah ayuda a que no enloquezca. Siempre espero verla.

Cada vez que entro, ella corre hacia la puerta y grita, “¡Sí, Tine! ¡Juega conmigo!” Eso es todo lo que ella quiere hacer, jugar. Es fácil. Ella es la única persona sin expectativas para mí.

-Justine Chavez, 17

 

Viajes familiares

Estoy muy agradecido por la oportunidad de viajar con mis padres. Debido a su estado de inmigración, no siempre hemos podido viajar en familia. Cuando viajamos, pasamos mucho tiempo juntos, algo que raramente hacemos en casa porque están muy ocupados con el trabajo.

Ver la alegría de mis padres cuando visitamos su país no tiene precio. Cuando mi padre pudo visitar a México por primera vez, no había visto a mi abuela, su madre, por más de 15 años. Siempre decía que haría cualquier cosa para visitar a su madre otra vez, y ahora que puede, lo hace todos los años.

Del mismo modo, mi madre se entristecía cada vez que toda su familia visitaba México. Aunque pudo haber viajado, no lo hizo porque no quería dejar solo a mi padre.

Finalmente, todos podemos viajar juntos.

-Saúl Jiménez Mendoza, 18

 

Una casa

Actualmente vivo en una casa rodante, que es su propio desafío porque es un espacio pequeño y hay muchos problemas con la casa. A veces desearía poder vivir en una casa grande y elegante, pero luego pienso en las personas que ni siquiera tienen un hogar.

Pienso en sus dificultades y estoy muy agradecido por tener un lugar al que llamar hogar.

-Uriel Ledesma, 17

 

Libre de cancer

Estoy muy agradecida por mi madre. Ella ha sobrevivido tres tipos diferentes de cáncer, y en la última etapa del último cáncer le dijeron que tenía tres meses de vida.

Escuchar que tu madre solo va a vivir tres meses más es horrible.

Tenía miedo salir de la casa todos los días, preocupada cada vez que nunca volvería a verla. La amo cariñosamente (aunque la hice pasar mucho). Ella es una mujer fuerte. Ahora ella está sana y libre de cáncer.

Celebrar el Día de Acción de Gracias es increíble. El solo hecho de que mi madre esta aquí completa todo.

-Crystal Louangkhamdeng, 17

 

Agradecido cada día

Hace apenas cuatro años yo no tenía un hogar. Mi familia se separó debido a las drogas y no crecí con mucho amor.

Sé lo que es llegar a casa y que no haiga comida caliente esperando.

Sé lo que es llegar a casa y no hay familia esperando.

A veces voy a las casas de otras personas y me doy cuenta de que dan todo por sentado. Así no es como quiero vivir en mi casa.

Estoy agradecido por tener un hogar, un lugar donde pueda descansar, donde viva mi familia y donde se hagan recuerdos. No todos tienen la suerte de tener un hogar.

La gente siempre recuerda estar agradecida en el Día de Acción de Gracias. Publicamos en las redes sociales, dando gracias a las personas que nos rodean.

Pero estar agradecido debe ser todos los días, no solo en un día festivo. Sé que no siempre tuve esta suerte.

 -Pablo Navarro, 18

 

Salud Mejorada

Solía ​​dar por sentado a mi padre sin preocuparme por los argumentos en los que nos metíamos. Pensé que siempre habría otro día y todo terminaría bien.

Últimamente me vi obligada a reconsiderar este enfoque. Mi padre fue diagnosticado con insuficiencia cardíaca durante el verano.

Desde entonces, descubrí que la mayoría de las cosas sobre las que discutimos son simplemente estúpidas. Ahora, me pregunto a mí misma: “¿Realmente vale la pena pelear por esto?”

Porque la próxima pelea en la que nos metamos podría ser la última, y ​​me asusta. No quiero decirle algo estúpido como “Te odio”, y luego lamentarlo por el resto de mi vida porque esas podrían ser mis últimas palabras a él.

Afortunadamente, él está mejor y yo no podría estar más feliz, ni más agradecida.

-Lilibeth Esperanza, 17

 

Educación y sueños

Despertar todos los días en Richmond es una verdadera bendición.

Estoy agradecido por vivir en una comunidad, rodeado de personas que tienen grandes sueños que se esfuerzan por lograr. Richmond High School me ayudó a definirme a mí mismo. Al entrar a la high school no sabía lo que quería con mi vida. Mis clases y programas me han ayudado a formarme y formar mi futuro. Yo solía pensar que la universidad era para gente rica. Pero, la escuela me dio una perspectiva diferente: que la universidad es para aquellos que quieren una educación superior y se puede lograr a través del trabajo duro y el compromiso, no el dinero.

Estoy agradecido por los maestros que me presionaron a dar lo mejor que pude y me han hecho darme cuenta de que soy capaz de hacer más de lo que pensaba.

–Brian Higareda, 17

 

Por Dios

Estoy muy agradecida por Dios y por todo lo que ha hecho por mí en este año pasado. Aprendí muchas cosas valiosas y he crecido como persona. Estoy agradecida con él.

Mi relación con Dios ha sido un poco difícil, pero sé que nunca se ha alejado de mi lado, e incluso en mis puntos más bajos de este año, Él estuvo allí abrazándome y abriendo oportunidades y puertas increíbles que nunca imaginé.

Estoy verdaderamente bendecida y por eso estoy totalmente agradecida.

-Nayeli Hernández, 16

Want to Leave a Comment?

Leave a Reply

Your email address will not be published.