En Nombre de Nia Wilson, “Deberíamos Hacerlo Todo”

Ensayo Fotográfico, Denis Pérez-Bravo

Oakland – Un día después de que Nia Wilson fuera apuñalada en la plataforma MacArthur de BART, su padrino, el activista Daryle Allums, dirigió una multitud de manifestantes y dolientes en un canto frente a la estación donde murió.

“Digan su nombre”, grito Allums por un megáfono desde los casilleros de las bicicletas a la entrada de la estación de BART.

“Nia Wilson”, rugió la multitud.

La muerte de Wilson tan injusta y fresca, desencadenó una tormenta de ira y dolor que repercutió en la comunidad afroamericana y más allá. Esa noche, mientras Allums dirigía la multitud de manifestantes en cantos por las calles de Oakland, el asesino de Wilson, John Cowell, acababa de ser arrestado. Sus motivos eran desconocidos, y en ese vacío, la tensión hervía.

Muchos se preguntaron si el ataque a Wilson y su hermana Latifah, quien también fue apuñalada en el cuello, pero sobrevivió, fue por motivos raciales. Algunos lo llamaron un crimen de odio. Otros criticaron a las autoridades de BART por no actuar lo suficientemente agresivamente como para atrapar al asesino antes. A medida que avanzaba la noche, se hizo evidente que esas tensiones estaban en peligro de erupción.

“Hay mucho debate sobre si deberíamos estar marchando. Deberíamos hacerlo todo”, dijo Allums. “Tenemos que dejar de ser reactivos y comenzar a ser proactivos. Tenemos que enfocar nuestra ira (colectiva), enfocar el dolor y organizarnos”.

La activista y candidata a la alcaldía de Oakland Cat Brooks dijo que la muerte de Wilson es un recordatorio de que la injusticia en la comunidad negra es un problema constante en los Estados Unidos.

“Tenemos que exigir la misma urgencia (enjuiciamiento legal y condenas) cuando se trata de nuestros hijos y nuestros bebés”, dijo.

Agregó que aunque la reunión de unas 300 personas esa noche fue hermosa, es más importante “mantener la presión” hasta que haya “justicia para nuestros bebés”.

Alrededor de la estación MacArthur de BART, se erigieron múltiples altares en la memoria de Wilson. Estaban llenos de velas, flores y fotos de ella.

Los familiares de Wilson que hablaron en la protesta la describieron como una persona servicial, dispuesta a prestar su mano a las personas que lo necesitaban. Ella era una querida parte de la comunidad, música y se graduó de Oakland High School el año pasado. Una vida joven derribada demasiado pronto.

Desde la vigilia en la estación MacArthur, los manifestantes marcharon hacia Telegraph Avenue y luego hacia el centro de Oakland. El destino de los cientos de manifestantes fue Make Westing, un bar donde se rumoreaba que un grupo nacionalista blanco, los Proud Boys, estaba celebrando una reunión. Los manifestantes tenían como objetivo enfrentar al grupo si aparecían. Ellos nunca llegaron.

Los manifestantes se separaron después de llegar a Make Westing cuando ocurrió un incidente entre un posible conservador de derecha y un grupo de manifestantes al otro lado de la calle. Un hombre que fue acusado por algunos en la multitud de ser un extremista de derecha fue perseguido, golpeado y pateado repetidamente por una multitud de manifestantes cerca de la entrada de la estación de BART de la calle 19 en el callejón entre Telegraph y Broadway. No sería la última confrontación de la noche.

Tras el altercado entre el hombre y un grupo de manifestantes, los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes llegaron a su clímax en Broadway y la calle 19.

Después de que arrestaron a un hombre en Broadway, alrededor de 25 manifestantes vinieron de todos lados y bloquearon un automóvil de la policía donde estaba detenido el manifestante arrestado. La policía comenzó a empujar a los manifestantes. La patrulla pudo retroceder lentamente y finalmente llegó a Broadway y Thomas L. Berkley Way, donde tenía espacio suficiente para abandonar la escena. Varias personas fueron arrestadas por obstruir a los oficiales.

En Thomas L. Berkley Way y Broadway, la policía mantuvo una línea hasta que un disparo similar a fuegos artificiales fue lanzado directamente contra ellos. Los oficiales salieron de la escena en Berkley Way hacia Telegraph y un grupo regresó al área de Make Westing de Broadway alrededor de las 7 pm.

Allí, el bar celebró un evento del “Movimiento Pro Oakland” en respuesta a la propuesta reunión extremista de derecha. Alrededor de 100 personas llenaron la calle desde Make Westing hacia la calle 17. Se instalaron un micrófono y bocinas para exhibir a artistas locales. Uno tras otro, los artistas subieron al escenario y tocaron o hablaron sobre la muerte de Wilson y lo que significa para su comunidad hasta que estalló la noche.

[ngg_images source=”galleries” container_ids=”61″ display_type=”photocrati-nextgen_basic_thumbnails” override_thumbnail_settings=”0″ thumbnail_width=”120″ thumbnail_height=”90″ thumbnail_crop=”1″ images_per_page=”20″ number_of_columns=”0″ ajax_pagination=”0″ show_all_in_lightbox=”0″ use_imagebrowser_effect=”0″ show_slideshow_link=”1″ slideshow_link_text=”[Show slideshow]” order_by=”sortorder” order_direction=”ASC” returns=”included” maximum_entity_count=”500″]

No Comments

Post A Comment

Enjoy our content?
SIGN UP FOR OUR NEWSLETTER
JOIN TODAY