Proyecto de Ley Permite Que las Escuelas Prohíban Teléfonos Celulares en el Aula

By Lee Vides | Foto:Pixabay/Pexels

Ya que la tecnología juega una parte importante de nuestra vida cotidiana, algunas personas parecen usar sus dispositivos constantemente, manteniéndolos siempre a mano. Sin embargo, para los estudiantes, su accesibilidad durante el horario escolar está ahora en debate como el tema de nueva legislación.

Un nuevo proyecto de ley presentado en Sacramento requeriría que las escuelas de California adopten políticas que restringen o prohíben los teléfonos celulares en las escuelas con la esperanza de disminuir su uso durante el tiempo de clase.

El asambleísta Al Muratsuchi, un demócrata que representa a la Bahía Sur de Los Ángeles, presentó el Proyecto de Ley de la Asamblea 272, diciendo que los teléfonos celulares son una distracción e interfieren con el aprendizaje de los estudiantes. Permitiría a las escuelas determinar sus propias políticas telefónicas. Algunos distritos escolares en el estado ya han prohibido los teléfonos celulares.

Que puedan atraer demasiado la atención de los estudiantes no es la única justificación para restringir el uso de teléfonos en la escuela.

El proyecto de ley establece: “Existe una evidencia creciente de que el uso sin restricciones de los teléfonos inteligentes por parte de los alumnos en las escuelas primarias y secundarias durante el día escolar interfiere con la misión educativa de las escuelas, reduce el rendimiento de los alumnos, especialmente entre los alumnos con bajo rendimiento académico, promueve el ciberacoso y contribuye a un aumento en la ansiedad adolescente, la depresión y el suicidio”.

No todos están de acuerdo, sin embargo, que los teléfonos son una molestia. Mientras que muchos maestros seguramente agradecerían una disminución en las distracciones, otras personas argumentan que los dispositivos a veces son necesarios.

“Diría que necesito mi teléfono en la escuela”, dijo Charles Robinson, estudiante de último año de Richmond High School. “Cuando las computadoras portátiles

[de la escuela]

no funcionan, puedo usar mi teléfono. La gente necesita enviarme un mensaje. Necesito revisar correos electrónicos, o solo en caso de una emergencia familiar”.

Tener un teléfono no siempre es una necesidad para Robinson, quien también dice que le da “algo que hacer”.

Si bien hay razones legítimas para que los estudiantes tengan sus teléfonos fácilmente accesibles para ellos en la escuela, esas no son las únicas veces que se usan, que es cómo pueden convertirse en una distracción.

Luis Chacón, un maestro de Richmond High, dice que tener teléfonos en el aula puede tener muchos efectos negativos, incluido un profesor que no se involucra lo suficiente con los estudiantes, luchas contra la adicción al teléfono o que un o una estudiante revise constantemente su teléfono debido a que algo está sucediendo en su vida.

También cree que los educadores como él mismo deben estar al tanto de lo que sucede con sus estudiantes y considerar que pueden tener una buena razón para estar en sus teléfonos. “Es importante ver la causa de por qué el estudiante está usando su teléfono, por frustrante que sea como maestro”, dijo Chacón.

John Ohlmann, otro maestro de Richmond High, tenía una opinión diferente sobre el problema.

“En mi opinión, sea lo que sea, no deberías usar tu teléfono celular en mi clase”, dijo. “Llámame anticuado. Si pudiera agitar una varita mágica y todos los teléfonos celulares desaparecerían, lo haría”.

No es probable que todos los estudiantes se opongan si los teléfonos desaparezcan del horario de clase. Algunos dicen que simplemente no necesitan tenerlos durante la mayoría de los días escolares.

Brenda Aceves Limón, estudiante de primer año de Richmond High, dice que si se prohibieran los teléfonos, estaría más concentrada en la escuela. Ella no cree que la prohibición la afecte mucho.

“No necesito mi teléfono en todo momento”, dijo. “Sólo lo necesito en la escuela para llamar a mis padres”.

AB 272 se aprobó en el Comité de Educación de la Asamblea en abril, luego se aprobó en el Comité de Apropiaciones y el piso de la Asamblea. El proyecto de ley ahora espera una votación en el Senado.

No Comments

Post A Comment

Enjoy our content?
SIGN UP FOR OUR NEWSLETTER
JOIN TODAY