Autoridades de la Ciudad Hablan sobre Respuesta al Coronavirus en Reunión Virtual

Read in English

Por Edward Booth

Autoridades de la ciudad de Richmond celebraron el viernes una reunión virtual para informar al público sobre su respuesta a la pandemia de COVID-19.

La reunión, realizada por videoconferencia de Zoom, comenzó con breves comentarios del alcalde Tom Butt y la administradora de la ciudad, Laura Snideman. Ambos dieron una visión general de la respuesta de la ciudad a la pandemia y dijeron que elaborar un presupuesto con pérdidas de ingresos relacionadas con el coronavirus será la tarea más desalentadora para el liderazgo de la ciudad en los próximos meses. Snideman dijo que la ciudad enfrenta efectos significativos en el presupuesto para este año y el próximo, y podría haber más información disponible a partir de la próxima semana.

Sobre el apoyo de la comunidad, Butt dijo que la oficina del alcalde ha estado preparando una iniciativa conocida como el “fondo de respuesta de Richmond”, dirigida por la oficina del administrador de la ciudad, edfundwest, RYSE y varias otras organizaciones sin fines de lucro. Agregó que habría más información.

“Durante la Segunda Guerra Mundial, el espíritu de “juntos podemos hacerlo” cautivó a Richmond cuando nuestros residentes hicieron algunas de las contribuciones más significativas del país a la victoria”, dijo Butt. “Aunque este es conflicto global diferente, el espíritu de “juntos podemos hacerlo” sigue siendo el mismo”.

Snideman, quien dirige el Centro de Respuesta a Emergencias de la ciudad, dijo que los servicios centrales, incluidos la policía, el departamento de bomberos y el departamento de obras públicas, están en pleno funcionamiento. La mayoría de los demás departamentos están cerrados, dijo, aunque la ciudad está haciendo esfuerzos para mantener abiertos los canales de comunicación y actualizar periódicamente su sitio web.

La ciudad, dijo Snideman, está siguiendo la dirección de la Agencia de Salud de Contra Costa, que establece las reglas de la orden de confinamiento. Dijo que la agencia también tiene la autoridad para establecer el ritmo de recuperación futura, aunque el liderazgo de la ciudad está comenzando a pensar en planes específicos sobre cómo reabrir.

Richmond está trabajando con el condado de Contra Costa para descontaminar periódicamente los vehículos de la policía y los bomberos, dijo Snideman. La ciudad también se asoció con el condado y el estado para proporcionar el Craneway Pavillion como un sitio de cuidado alternativo con 250 camas que comenzará a funcionar si se llenan los hospitales a medida que avanza la pandemia.

“Hemos reutilizado una instalación de guerra para combatir esta guerra contra el virus”, dijo Snideman. “Está lista si la necesitamos”.

La mayor parte de la reunión de aproximadamente una hora se llevó a cabo en un formato de preguntas y respuestas. Los moderadores Michelle Milam y Christopher Whitmore leyeron preguntas a los panelistas, Butt, Snideman, el jefe de bomberos de Richmond, Adrian Sheppard, el jefe de policía interino de Richmond, Bisa French, y el gerente de servicios de emergencia, Genevive Pastor-Cohen, o respondieron las preguntas ellos mismos.

Muchas preguntas se referían a cómo resolver la inseguridad económica resultante del cierre de empresas y la mayoría de los lugares de trabajo. Otras preguntas fueron sobre la respuesta de la ciudad a las personas sin hogar, la aplicación de la orden de quedarse en casa, formas de ayudar a la comunidad y cuándo podrían reiniciarse los grandes eventos del vecindario y la comunidad, entre otras.

Sobre la ejecución de la orden de confinamiento, dijo French, el Departamento de Policía de Richmond se está enfocando en educar al público sobre los detalles de la orden de salud y emitir notificaciones cuando sea necesario.

“Llamaremos a corte a las personas que no cumplan la orden de confinamiento”, dijo French.

Una parte complicada de la aplicación de la ley es que los agentes de policía aumentan su riesgo de exposición al virus cada vez que responden a una llamada, dijo French. Los departamentos de bomberos y de policía tienen equipos de protección personal adecuados por ahora, pero querían asegurarse de tener suficientes suministros, según French y Sheppard.

French también dijo que la policía no está sancionando autos mal estacionados a menos que estuviera relacionado con la seguridad, ya que hay más automóviles que lugares de estacionamiento

Sheppard dijo que más de 8,000 personas se hicieron la prueba de COVID-19 en el condado de Contra Costa, y se confirmaron 631 casos, con 66 en Richmond. En el condado, 37 personas con la enfermedad han sido hospitalizadas y 16 han muerto.

Pastor-Cohen dijo que no tenían predicciones sobre cuándo podrían reanudarse las reuniones comunitarias. Ella dijo que dependerá qué tan bien se contenga COVID-19 y que la ciudad depende de lo que digan el condado y el estado.

Respondiendo a una pregunta sobre la inseguridad alimentaria, Milam dijo que la ciudad tiene un programa de comidas para personas mayores, con un bajo costo de $3 por comida. También dirigió a las personas al Distrito Escolar deWest Contra Costa, que ofrece desayunos, almuerzos y cenas en 17 ubicaciones de 11 a.m. a 1 p.m. de lunes a viernes incluyendo Kennedy High School y Richmond High School. El distrito también necesita voluntarios para repartir la comida, dijo.

Las personas sin casa también fue un tema destacado. Un participante tenía preocupaciones sobre el crimen y la seguridad porque, dijeron, habían visto un aumento de personas sin hogar que vivían en sus vehículos cerca de Planet Fitness. French dijo que la orden de confinamiento limita el desalojo de campamentos de personas sin casa, pero pueden responder si ocurre un problema.

“La dispersión de los campamentos puede ser más peligrosa si hay personas que tienen el virus”, dijo French.

Milam dijo que los $ 100 millones autorizados por el gobernador Gavin Newsom el 18 de marzo para que gobiernos locales apoyen refugios y viviendas de emergencia habían ayudado a las personas sin hogar más vulnerables al proporcionar vales de vivienda. En los campamentos todavía había necesidad de desinfectantes para manos y baños portátiles, y que se necesitaba más ayuda, dijo.

“Algo importante de recordar es que tenemos que trabajar mejor juntos”, dijo Milam. “Después del COVID vamos a necesitar un serio esfuerzo de alivio para aquellos que más lo necesitan”.

No Comments

Post A Comment

Enjoy our content?
SIGN UP FOR OUR NEWSLETTER
JOIN TODAY
close-image