El Concejo Extiende la Moratoria de Desalojo y Aprueba Redactar el Impuesto sobre los Ingresos Brutos

Read in English

Por Edward Booth

El martes, el ayuntamiento de Richmond extendió una orden que establecía una moratoria sobre los desalojos por falta de pago del alquiler hasta el 30 de septiembre.

Además, el concejo votó para que el personal de la ciudad avance en redactar un impuesto sobre los ingresos brutos para la boleta electoral de noviembre, que el personal estima recaudará $4.9 millones si se aprueba.

El concejo votó 5-2 para extender la moratoria de desalojo, con la oposición del alcalde Tom Butt y el concejal Nat Bates.

Cuando la administradora de la ciudad, Laura Snideman, emitió la orden por primera vez en marzo, prohibió los desalojos por falta de pago de la renta para inquilinos residenciales. Snideman extendió la orden en abril, y el concejo agregó un congelamiento en los aumentos de alquileres residenciales y amplió la orden para incluir protecciones de desalojo para inquilinos comerciales. Snideman extendió la orden nuevamente a fines de mayo.

El 14 de julio, la Junta de Supervisores del Condado de Contra Costa extendió una ordenanza del condado similar hasta el 30 de septiembre, el periodo de tiempo autorizado por una orden ejecutiva del gobernador Gavin Newsom a principios de julio. La orden de Richmond tiene prioridad en la ciudad, pero si el concejo decide no extender su orden en algún momento, la ordenanza del condado entraría en vigencia por completo.

Un impacto de finalizar la orden de la ciudad es que les da a los inquilinos un período de gracia de 12 meses para ponerse al día con el alquiler no pagado a partir del vencimiento de la orden, mientras que la ordenanza del condado otorga un período de gracia de cuatro meses.

Hay otras dos diferencias significativas entre las protecciones de la ciudad y el condado. Por un lado, la moratoria de desalojo de Richmond se aplica a todas las propiedades comerciales, mientras que el lado comercial de la ordenanza del condado se aplica solo a las pequeñas empresas y organizaciones sin fines de lucro. Y bajo la ordenanza del condado, los propietarios pueden desalojar a los inquilinos para que el propietario o su familia inmediata puedan mudarse al hogar, lo cual solo es cierto para la orden de Richmond si el desalojo es necesario para la salud y la seguridad de los inquilinos, vecinos o el propietario.

Snideman dijo que le estaba pidiendo al concejo que decidiera si extender la orden porque se sentía incómoda al tomar la decisión nuevamente, ya que la ciudad no ha encontrado una buena manera de dar alivio a los propietarios.

La mayoría del concejo estuvo de acuerdo con la extensión, y el concejal Melvin Willis propuso extender la orden hasta el 30 de septiembre.

El concejal Demnlus Johnson, dijo que era una tontería considerar poner fin a la moratoria mientras los casos de COVID-19 continúan aumentando. Dijo que aplaudió a la administradora de la ciudad por tratar de tener en cuenta la política de la ciudad y los posibles problemas legales, pero no había forma de que el problema no siguiera surgiendo.

“No podemos legislar el final de una pandemia”, dijo Johnson. “Hagamos lo que hagamos, solo quiero que todos sepan que vamos a tener que revisar esto”.

El concejal Eduardo Martínez dijo que el concejo necesitaba presionar para que el gobierno estatal y federal estableciera una moratoria sobre alquileres e hipotecas. Hasta entonces, dijo Martínez, el concejo necesitaba proteger a la mayor cantidad de personas posible extendiendo la orden que tiene.

Bates dijo que estuvo de acuerdo con Martínez en que no pueden simplemente dar alivio a los inquilinos sin exigir que el gobierno intervenga, específicamente para ayudar a los propietarios y propietarios de hipotecas. Propuso que la ciudad adoptara la ordenanza del condado y dirigiera a los líderes estatales y del congreso a que tomaran medidas para proporcionar ayuda a los propietarios.

Willis dijo que no votaría por la moción sustitutiva de Bates debido a la diferencia entre el condado y la ciudad en el tiempo de recuperación. La moción sustitutiva falló 2-5, con Butt y Bates votando para aprobarla. El concejo luego aprobó la moción original.

Los representantes de la firma de encuestas FM3 Research y la firma de consultoría Telegraph actualizaron al concejo sobre encuestas para evaluar la probabilidad de aprobar una medida tributaria en la boleta electoral de noviembre. Los ingresos se utilizarían para mantener los servicios esenciales de la ciudad, según la presentación.

Del 16 al 23 de junio, la firma de investigación FM3 encuestó a 411 votantes de Richmond que probablemente voten en noviembre sobre tres medidas fiscales: un impuesto a los ingresos brutos, un impuesto a la propiedad vacante y un impuesto a la transferencia de bienes inmuebles. La investigadora principal Lucia Del Puppo presentó los resultados.

Alrededor del 71% de los encuestados dijeron que estaban muy o extremadamente preocupados por la falta de fondos para los servicios de la ciudad debido a la pandemia, dijo Del Puppo. Sin embargo, un tercio de los encuestados dijo que estaban inquietos con sus finanzas personales.
Un impuesto a la propiedad vacante requiere un voto mayoritario de dos tercios para ser aprobado. El lenguaje de votación utilizado para las encuestas sugiere una tasa anual de $3,000 para parcelas desarrolladas y $6,000 para tierras no desarrolladas, lo que recaudaría alrededor de $5.4 millones para la ciudad cada año, según la presentación.

Se aplica un impuesto de transferencia documental de bienes raíces cuando las propiedades cambian de manos. Cambiar el impuesto requiere una simple mayoría de votos para ser aprobado. La presentación sugirió que la ciudad podría ganar alrededor de $1 millón anualmente al modificar este impuesto.

No Comments

Post A Comment

Enjoy our content?
SIGN UP FOR OUR NEWSLETTER
JOIN TODAY
close-image