A Black man in a light blue V-neck and glasses.

Expertos Dicen que las Escuelas del País No Están Preparadas para Volver Abrir

A Black man in a light blue V-neck and glasses.

Shaun Harper, director ejecutivo del centro de raza y equidad de USC dice que los planes para volver abrir las escuelas debe abordar la raza y el trauma.

(Captura de pantalla por Michael J. Fitzgerald / Richmond Pulse)

Read in English

Por Michael J. Fitzgerald

Las escuelas de todo el país no están listas para reabrir, ya sea para la instrucción presencial en el aula o para el aprendizaje a distancia, dijo el viernes un panel de expertos en educación.

“Nos encaminamos hacia lo que podría ser una gran crisis”, dijo Pedro Noguera, decano de la Escuela de Educación de la USC.

Los comentarios de Noguera se produjeron durante una teleconferencia de Ethnic Media Services el viernes sobre la preparación de las escuelas y los esfuerzos actuales para resolver los problemas de seguridad de los estudiantes, maestros y personal, así como el financiamiento y el plan de estudios.

“Los legisladores se han dado cuenta de que es imposible reiniciar la economía, si es que eso es posible, sin reabrir las escuelas”, dijo. Eso significaría que muchos niños tendrían que quedarse en casa sin supervisión mientras los padres van a trabajar.

“Se ha ejercido presión sobre los distritos escolares para que abran, pero sin la orientación del gobierno federal o de los estados”, continuó Noguera.

Debido a esa falta de orientación, existe una mezcolanza de intentos de los distritos escolares para resolver la seguridad y una amplia variedad de problemas de aprendizaje.

Uno importante, debido a la probabilidad de que muchos distritos utilicen principalmente el aprendizaje a distancia, es la falta de acceso a Internet en los hogares de muchos estudiantes, particularmente en las zonas rurales y entre las familias de los trabajadores agrícolas.

“Los niños latinos estarán particularmente en riesgo”, dijo.

Una solución propuesta, usar teléfonos celulares, no funcionará para ningún tipo de aprendizaje real, dijo Noguera. “Ciertamente no es óptimo. Esto podría requerir que volvamos a los enfoques educativos de la vieja escuela: hacer que los niños lean, hacer que los niños escriban en papel con lápices. Estos enfoques funcionaron antes de depender de la tecnología, y podrían funcionar nuevamente”.

Shaun Harper, director del centro de raza y equidad de la USC, dijo que durante el último mes, ha estado revisando los planes de reapertura de escuelas de kínder al grado 12, universidades y colegios.
“Una de las cosas que se ha vuelto dolorosamente obvia para mí es que muchos de estos planes completamente [ignoran] la raza”, dijo. “Un plan sin [considerar la] raza para la reapertura dará resultados racialmente dispares”.

Harper también dijo que él cree que las escuelas deberían tener apoyo para el trauma y el dolor para los estudiantes y empleados que han experimentado pérdidas en sus familias y amigos. Esto es particularmente importante debido a cuánto más fuerte ha afectado la pandemia de COVID-19 a las personas de color.

“Los estudiantes, maestros y empleados de color probablemente tendrán más probabilidades que sus contrapartes blancos de haber perdido a un miembro de su familia o un miembro valioso de su comunidad”, dijo.

Mary Helen Immordino-Yang, también de la Escuela de Educación de la USC, dijo que las escuelas deben acudir directamente a sus comunidades en busca de ayuda.

“No podemos esperar que nuestros líderes y nuestro gobierno nos brinden la orientación que necesitamos”, dijo Immordino-Yang.

Ella recomienda contratar a recién graduados de la high school como tutores para los estudiantes jóvenes, un beneficio para cualquier graduado, en particular para aquellos que están pensando en ir a la universidad.

“Sabemos que una de las mejores formas de llegar a comprender algo completamente es enseñarlo”, dijo Immordino-Yang.

Los panelistas coincidieron en que un obstáculo importante para la reapertura de escuelas es la falta de fondos adecuados para abordar la seguridad y la falta de tecnología.

“Hay una serie de cuestiones que pueden facilitar la capacidad de las escuelas de abrir al menos parcialmente para algunos de los estudiantes”, dijo Daniel A. Domenech, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Superintendentes Escolares. “Todas ellas requieren dinero”.

Se ha estimado que el costo de desinfectar escuelas, proporcionar equipo de protección para maestros, transporte y otros factores cuesta alrededor de $490 por estudiante, solo por cuestiones de seguridad, dijo Domenech.

Además, su asociación estima que hasta 11 millones de niños actualmente no tienen una computadora portátil u otro dispositivo electrónico adecuado para participar en el aprendizaje remoto. Tampoco tienen acceso a internet en sus hogares.

La asociación de Domenech y otras organizaciones educativas nacionales han propuesto que el Congreso apruebe un paquete de $200 mil millones para poner en marcha las escuelas.
Tres propuestas separadas que se están abriendo camino en el Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos no alcanzan esa cantidad en dólares, dijo.

“Para poder traer a los estudiantes a las escuelas, se requerirán dólares”, dijo. “Es fundamental que presionemos a nuestros representantes en Washington, republicanos y demócratas, para estar seguros de que el dinero llegue”.

No Comments

Post A Comment

Enjoy our content?
SIGN UP FOR OUR NEWSLETTER
JOIN TODAY
close-image