Football players and coaches during a practice drill

El fútbol americano de Contra Costa College comienza nueva era bajo Yelverton y el coronavirus

Football players and coaches during a practice drill

Por Denis Pérez-Bravo

El sudor, trabajo duro y la práctica del fútbol americano han regresado al estadio de los Comets cuando Otis Yelverton ingresa a su primer año como entrenador en jefe del programa de fútbol americano de Contra Costa College.

Esta es la primera vez que Yelverton es entrenador en jefe en cualquier nivel en la universidad. Con más de 29 años de experiencia como entrenador, Yelverton espera cultivar una mentalidad CCC familiar: Ganar.

“Vamos a aprender a ganar”, dijo Yelverton.

CCC busca regresar de la temporada 2019-20 que terminó 2-8, una mejora con respecto a las dos temporadas anteriores.

Con el programa en un punto bajo, lo primero que se debe hacer es recuperar la mentalidad victoriosa que estaba viva en el programa la última vez que Yelverton estuvo presente.

Yelverton fue el coordinador defensivo de CCC bajo la dirección del entrenador Alonzo Carter en 2012 y 2013, cuando el equipo ganó títulos divisionales consecutivos. Durante ese tiempo, elevó el desempeño del equipo defensivo para estar entre los primeros de su división en la Asociación Atlética de Colegios Comunitarios de California.

Yelverton pasó a ser el coordinador defensivo del colegio comunitario Copiah-Lincoln en Mississippi. Más tarde se convirtió en el subdirector de personal de jugadores en el programa de fútbol de la Universidad de Florida.

En abril de 2019, Yelverton fue arrestado bajo sospecha de acoso agravado después de presuntamente acosar a su exnovia en línea y dejarle mensajes de voz amenazantes. En junio de 2019, la Fiscalía del Estado de Alachua se negó a presentar cargos contra Yelverton, según los medios de comunicación locales.

“Lamento profundamente haber usado un lenguaje hiriente y estoy comprometido a ser más consciente de las cosas que digo y del contexto en el que las digo”, dijo Yelverton en 2019 tras la decisión del fiscal estatal.

A partir de esos días oscuros, Yelverton no tuvo nada que hacer más que aprender y construir. Y cuando recibió una llamada del director atlético de CCC, John Wade, sobre un puesto de entrenador, Yelverton no podía creer que iba a tener una segunda oportunidad.

“Me siento realmente bendecido de ser entrenador en Contra Costa”, dijo Yelverton.

Con el legado de Carter en mente, es el turno de Yelverton de hacerse cargo, y comienza con atletas locales talentosos y candidatos de fuera del estado que él y su cuerpo técnico reclutaron durante el verano.

Aunque, debido a las limitaciones de la actividad presencial, los reclutas no han seguido el ritmo de su acondicionamiento. Este fue el primer desafío que vio el equipo desde el inicio de las prácticas a principios de octubre.

“Regresar fue lento al principio, pero nos desafiamos todos los días”, dijo el ala cerrada Ronald Jenkins.

Jenkins es uno de los linieros ofensivos que regresan del año pasado. Yelverton pone el listón alto y exige progreso todos los días, dijo.

“Nos faltó disciplina el año pasado, pero la vamos a mejorar este año”, dijo Jenkins.

Y este año, subirlo significa esforzarse más durante la práctica porque durante más de tres meses, la práctica es todo lo que CCC tendrá. Los juegos no están programados hasta febrero.

El receptor abierto Gabriel Sable, aunque todavía está volviendo a estar en plena forma, ha ejercido su fuerza y ha demostrado que tiene un ritmo rápido y está bien acondicionado en las primeras semanas de práctica.

“Nuestra mayor fortaleza en este momento es hacer un esfuerzo adicional para seguir progresando”, dijo Sable.

Para ganar ventaja frente a otros equipos, los Comets deben esforzarse al máximo en la práctica. Eso es lo que está tratando de hacer Sable. Dijo que así es como espera ganar más atributos para contribuir al equipo.

El equipo defensivo y ofensivo practica diferentes días para minimizar el riesgo de contagio del coronavirus. Todo el campo se utiliza durante la práctica para separar a los jugadores mientras realizan diferentes ejercicios. Durante el timbac para finalizar la práctica, se forma un gran círculo para mantener el distanciamiento físico.

Hasta ahora, Yelverton ha visto al equipo defensivo esforzarse más y aportar mucha energía a las prácticas.

El ala defensiva Kyree Stroughter dijo que esta será una temporada ganadora siempre y cuando el equipo esté preparado, no solo en la práctica sino también fuera del campo. Además de comer sano y mantenerse en forma, el equipo debe responsabilizarse mutuamente para protegerse contra el coronavirus, dijo.

“Si no tengo que salir, me quedaré”, dijo.

Eso es difícil de hacer todo el tiempo. Y con tanta gente en el equipo, la comunicación constante es necesaria para asegurarse de que nadie se exponga a un riesgo innecesario de estar expuesto al virus, dijo Stroughter.

Y con las clases remotas, el equipo también debe ayudarse mutuamente a mantenerse enfocados en lo académico. La mayoría de los jugadores tienen clases juntos, y aunque no están físicamente juntos en la clase, se comunican a través de chats grupales y Zoom, dijo Stroughter.

No se puede negar que esta temporada de fútbol será diferente, dijo Stroughter, pero el objetivo es el mismo: ganar un campeonato. Pero con juegos en espera hasta 2021, el equipo se prepara para lo que parece ser un juego inaugural de temporada muy, muy lejano.

“Ese primer juego va a ser increíble, pero ahora mismo, estoy emocionado de estar de regreso en el campo”, dijo Stroughter.

No Comments

Post A Comment

Enjoy our content?
SIGN UP FOR OUR NEWSLETTER
JOIN TODAY
close-image