Black man gives vaccine shot in Black woman's arm

Urgen a Afroamericanos en California a “confiar en la ciencia” y vacunarse

Black man gives vaccine shot in Black woman's arm

(Foto por CDC / Unsplash)

Read in English

Editores de Richmond Pulse

Deena Mangrum de Los Ángeles estaba preocupada por vacunarse contra la COVID-19. En su mente, como en la comunidad afroamericana, las vacunas eran tan nuevas que prefería la estrategia de “esperar y ver” qué sucedía

Pero una amiga que trabaja para Kaiser Permanente le aseguró que la vacuna era segura y efectiva.

“Ella dijo que yo estaba tomando una decisión. ‘O te contagias de COVID o te puedes vacunar. No hay muchas otras opciones que elegir, solo aislarse’”, dijo Mangrum.

La conversación llevó a Mangrum a investigar sobre las vacunas y finalmente decidió “confiar en la ciencia”. Fue a vacunarse hace dos semanas.

“Escuché que muy pocas personas negras estaban recibiendo la vacuna aquí en California. Así que dije: ‘Voy a tomar la mejor decisión para mí y mi familia’”, dijo.

>>>Leer: La vacuna no es la mejor opción, pero es la única opción

Mangrum compartió sus experiencias durante un panel de discusión reciente organizado por California Black Media. La sesión informativa en línea también reunió a funcionarios estatales, profesionales médicos y miembros de la comunidad.

Ahora que ha sido vacunada, Mangrum dice que ha estado tratando de convencer al mayor número de personas posibles de que se vacunen.

“Mi mamá tiene 93 años. En realidad no quería vacunarse, incluso cuando traté de convencerla”, dijo Mangrum. “Kaiser la llamó, le hizo una cita y ella recibió su segunda dosis la semana pasada. Y se siente muy bien”.

A medida que aumenta la distribución de las vacunas COVID-19 en todo el estado, los médicos expertos se sienten alentados por historias como la de Mangrum, y continúan enfatizando que vacunarse es la mejor manera de superar la pandemia.

“Es la única forma en que alcanzaremos la inmunidad colectiva”, dijo el Dr. Oliver T. Brooks, de Watts HealthCare Corporation, durante la teleconferencia.

Según nuevos datos del Pew Research Center, el 78% de los adultos afroamericanos conocen personalmente a alguien que ha sido hospitalizado o fallecido como resultado de las complicaciones del COVID-19.

Los datos de los CDC muestran que la esperanza de vida de los afroamericanos ha caído 2,7 años desde los niveles previos a la pandemia, en comparación con un año para la población en general.

A principios de este mes, los funcionarios de California recurrieron a Blue Shield of California para administrar la red de distribución de la vacuna COVID-19 del estado, dando prioridad a las comunidades afectadas de manera desproporcionada.

Kimberly Goode, vicepresidenta principal de asuntos externos de Blue Shield, dijo que el objetivo es llegar a todos los californianos, en particular a los más afectados por la pandemia.

“Nuestro objetivo es salvar más vidas y asegurarnos de que se llegue a las comunidades más afectadas lo más rápido posible”, dijo Goode.

Blue Shield trabajará con los departamentos de salud locales para respaldar el plan de equidad de cinco puntos del estado y utilizará los datos para hacer recomendaciones que ayuden a la distribución equitativa de la vacuna.

La semana pasada, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. Dijeron que las personas completamente vacunadas podrían estar con otras personas completamente vacunadas en el interior sin usar máscaras o practicar el distanciamiento social.

A pesar de las nuevas pautas, Brooks recomienda un enfoque más conservador, a la luz de cómo la comunidad afroamericana ha sido devastada por la COVID-19.

“Escucho [las recomendaciones de los CDC] y entiendo. Puede que no lo haga todavía, porque soy muy intenso de no contagiar a alguien”, dijo. “Me siento cómodo de no contraerlo. Mi vacuna me protegerá. Pero hay un 5% de posibilidades de que me equivoque, y eso es importante”.

Para aquellas personas que decidan estar cerca de otras sin usar máscaras, Brooks recomienda mantener una distancia de seis pies y tratar de reunirse al aire libre.

Si bien los expertos consideran que la vacuna es segura, tiene posibles efectos secundarios. Entre ellos, según los CDC, se encuentran dolor, enrojecimiento e hinchazón en el brazo en el que las personas reciben sus inyecciones, por lo que los expertos recomiendan que se apliquen en el brazo no dominante.

Dado que la vacuna le está enseñando a su sistema inmunológico cómo combatir un patógeno potencialmente letal, algunas personas han informado síntomas similares y breves a los de un resfriado leve a moderado que aparecen con la mayoría de las vacunas: cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular, escalofríos, fiebre y náuseas. Para eso, el tratamiento sugerido son analgésicos de venta sin receta, líquidos y reposo.

El miedo a los efectos secundarios potencialmente peores y otras preocupaciones hacen que algunas personas desconfíen de la vacuna COVID-19.

Pew Research encontró que del 37% de los afroamericanos que dicen que no recibirán la vacuna, el 84% cita preocupaciones sobre los efectos secundarios, mientras que el 74% dice que las vacunas se desarrollaron y probaron demasiado rápido. De los afroamericanos que no tienen la intención de vacunarse, la mitad atribuye su decisión a errores pasados del sistema de atención médica.

No obstante, el Dr. Jerry P. Abraham, director de programas de vacunas en Kedren Community Health Center en el sur de Los Ángeles, alentó a los afroamericanos en California a vacunarse tan pronto como sean elegibles.

“Lleve a 10 personas con usted cuando sea elegible. Vacúnese”, dijo. “Esto no es Tuskegee; esta no es la situación de Henrietta Lacks. Esta es una vacuna de emergencia aprobada por la FDA. Esta es su vacuna, una vacuna financiada con los impuestos que tanto le costó ganar. Su histórica sociedad médica afroamericana estuvo en la mesa y vigilando. No tenga miedo”.

No Comments

Post A Comment

Enjoy our content?  
SIGN UP FOR OUR NEWSLETTER
JOIN TODAY
close-image