En el Camino de los Incendios

Por Imani Lopez | Foto by Sukey Lewis

Es una noche tranquila de octubre, y estás dormido en tu cama cuando un golpe en la puerta te despierta de tu sueño. Escuchas desde tu habitación cuando tu madre habla con un hombre, quien le dice que despierte a su familia y salga ahora. Tu madre grita a la familia, exigiendo que todos agarren sus objetos de valor y corran hacia el carro. Frenéticamente, tomas todas las pertenencias valiosas que puedas imaginar y te metes en el carro para escapar. Mientras conduces por las calles hacia la seguridad, ves como tu vecindario se incendia.

Suena como una escena de una película, pero esto es exactamente lo que le sucedió a muchos residentes del norte de California que fueron víctimas del peor incendio forestal en la historia de California. Desde el 8 de octubre, se han quemado más de 380 millas cuadradas, más de 8.400 hogares y negocios han sido destruidos y 42 personas han muerto.

El humo de los fuegos viajó millas, creando una manta sobre el Área de la Bahía. Se les recomendó a los residentes que permanezcan adentro y que usen máscaras cuando salgan. El humo y los desechos en el aire podrían agravar las condiciones cardíacas y pulmonares preexistentes, y muchos estaban preocupados por la inhalación de monóxido de carbono.

Para aquellos que vivían en el camino de los incendios, las últimas semanas fueron aterradoras.

Mi hermana Imari, de 15 años, describió la experiencia como “terror extremo” dándose cuenta de lo cerca que estaban las llamas a nuestro hogar en Green Valley, al sureste de Napa.

“Todos estaban muy ansiosos por el hecho de que podríamos no tener un hogar mañana”, dijo Imari. “El humo del fuego era tan espeso que teníamos que usar máscaras si salíamos, y lidiar con la irritación de nuestros ojos”.

Nuestra familia se quedó con nuestra tía en Fairfield, un poco más lejos de las llamas. “Ni siquiera podíamos dormir por la noche porque no sabíamos si despertaríamos en llamas”, dijo Imari con lágrimas en los ojos.

Nuestra tía Lillian sollozó mientras describía a amigos y compañeros de trabajo que habían perdido por completo sus hogares, carros e incluso seres queridos. Una amiga, recientemente recuperada de un incendio en su sótano el Año Nuevo de este año, tuvo dificultad enfrentar el hecho de que podría volver a perder su hogar en Sonoma debido a un incendio.

Cerca de allí, en Fairfield, a Chris Thomas, de 18 años, se le aconsejó que evacuara su casa. Él y su familia reunieron sus objetos de valor y se quedaron en la casa de un pariente por unos días. Afortunadamente, su casa quedó intacta y pudieron volver a entrar.

“Fue estresante no poder salir de la casa por el humo y no saber lo que iba a pasar”, explicó Thomas. “Espero que como comunidad podamos unirnos durante una tragedia como esta”.

La residente de Rancho Solano, Gabriella Gonzales, se sentó con su familia en su casa, esperando que la advertencia se convirtiera en una orden de evacuación. Hicieron las maletas y reunieron a sus perros, esperando lo mejor, pero preparándose para lo peor.

“Era casi imposible dormir por la noche”, dijo Gonzales. “Teníamos tanto miedo de lo que podría pasar”.

La familia recibió un aviso de evacuación, pero no fue obligatorio.

“En este momento, todo lo que podemos tener es optimismo, y saber que esto es simplemente un pequeño revés para un gran regreso”, dijo Gonzales. “Vamos a superar esta tragedia”.

Como comunidad, seguiremos avanzando en el camino hacia la recuperación. Sanaremos nuestras heridas, nos ayudaremos, y lucharemos por volver a estar de pie.

Los incendios también son un recordatorio de que todos necesitan un plan de emergencia. Siempre tenga múltiples salidas de su hogar, empaque un kit de emergencia que contenga agua, alimentos enlatados, ropa extra, documentos personales e importantes y cualquier otra necesidad importante que su familia pueda necesitar. Los desastres naturales no siempre se pueden prevenir, pero podemos prepararnos planificando con anticipación.

Mi familia tuvo la suerte de regresar a nuestro hogar que no fue tocado por las llamas.

“Estamos agradecidos por la seguridad de nuestra familia”, dijo Imari, “y enviamos oraciones a aquellos que no pueden decir lo mismo”.

Want to Leave a Comment?

Leave a Reply

Your email address will not be published.