Cuando Nadie se Preocupa, los Perros Si Lo Hacen: Un Retrato de un Joven Empresario

Por José Cordón | Foto por Cesar Perez

En 2015 tuve el privilegio de recorrer los terrenos de una prisión en el norte de Irlanda. La mayoría de los reclusos eran considerados “caminantes libres”, lo que significaba que podían vagar por la prisión durante ciertas horas. Muchos de ellos tenían las llaves de sus habitaciones y algunos de ellos incluso tenían trabajos fuera de la prisión.

Había una extraña sensación de calma que sería difícil encontrar en una prisión en los Estados Unidos. Pero lo que más me llamó la atención fue un par de perros. Cuando pregunté para qué estaban los perros, me dijeron que se usaban para recompensar a los prisioneros por su buena conducta. A los reclusos en regla se les da la oportunidad de caminar a los perros fuera de los terrenos de la prisión.

Me encantan los perros y me encanta ayudar a la gente. He estado pensando en una manera de fusionar estas dos pasiones de una manera que beneficiaría tanto a perros como a personas – los perros de refugios y los jóvenes marginados para ser específico. Este tipo de programa no es nuevo; otros han tenido la idea de encontrar maneras de rehabilitar tanto a perros como a personas, como Pitbulls y Parolees, Puppies Behind Bars y Pawsitive Connections. Programas como estos ayudan a los perros de refugios a ser más adoptable, mientras que ayudan a las personas a tener confianza en sí mismos.

Donde mi idea difiere es el punto de conexión. Los programas que conozco conectan a perros y personas, ya sea durante el tiempo tras las rejas de los humanos o después. Quiero hacer la conexión antes de que alguien esté encarcelado, como un enfoque proactivo. Y mi ciudad natal de Antioch es el lugar perfecto para hacerlo.

He vivido en Antioch por más de diez años. Mi familia y yo originalmente nos mudamos de San Francisco para comprar nuestra primera casa aquí. Antioch es una hermosa ciudad llena de gente trabajadora y cariñosa. Por desgracia, también es un lugar donde es demasiado fácil que una persona joven termine caminando por un camino de la negatividad. Yo sé esto a través de mis propias experiencias – yo estaba en libertad condicional por algún tiempo cuando era más joven – y porque he trabajado como figura de un “hermano mayor” en dos de las escuelas de la ciudad a través de una organización sin fines de lucro llamada Un Día a la Vez (ODAT por sus siglas en inglés). Lo que escucho de muchos de los jóvenes son historias llenas de miedo, dolor, ira y confusión. A la edad de 13 años, muchos de ellos están alarmantemente familiarizados con las drogas, la violencia y el acoso. Casi todo el mundo está buscando algo que hacer y algún lugar donde encajar.

La realidad es que no hay mucho que hacer en Antioch. Y cuando un joven se aburre sin nada que hacer, y especialmente si no está supervisado porque sus padres están trabajando, la probabilidad de que se metan en problemas aumenta. Junto con la curiosidad y el deseo de ser aceptado, los jóvenes de aquí a veces toman malas decisiones y no entienden completamente el efecto que esas decisiones podrían tener. Uno de los sentimientos más comunes que veo entre los jóvenes aquí es la impotencia – una sensación de que no importa lo que hagan, porque lo que pasa simplemente pasa.

A veces, como jóvenes, sentimos que nuestras vidas están fuera de nuestro control. No nos sentimos respetados ni escuchados, y sentimos que los adultos nos están juzgando. Estos son los sentimientos que creo que una relación con los animales podría ayudar a superar, así como la enseñanza de responsabilidad, compasión y paciencia. Los jóvenes del programa se reunirían después de la escuela por aproximadamente una hora. Serían de una middle school o una high school, y los perros vendrían de un refugio de animales local. A cada estudiante se le asignaría un perro, y ellos serían responsables de socializar al perro y enseñarle a obedecer órdenes con la dirección de un entrenador de perros. Después de un período de aproximadamente dos meses, los estudiantes participarían en el proceso de encontrarle a su perro un hogar para siempre.

Mi mayor esperanza para este programa es que podamos reducir el número de perros perfectamente sanos que se están sacrificando y proporcionar a los jóvenes un sentido de significado que viene con girar su atención a algo que no sea ellos mismos. Quiero que se alejen sabiendo que lo que hacen importa. Creo que tomar perros destinados al corredor de la muerte y devolverles la vida ayudará a los jóvenes a lograr esto.

Ahora tengo tres perros – una pequeña mezcla de Chihuahua y dos grandes Dogos Argentinos (mastines argentinos). Su impacto en mi vida ha sido tremendo. Ellos han sido la razón por la que he llegado a casa temprano de una noche fuera y evitado meterme en problemas. Ellos son la razón por la que me levanto los días que me siento abajo. Caminar con ellos me permite enderezar pensamientos preocupantes en mi mente. Acostarme con ellos ayuda a aliviar la sensación de soledad que todos podemos experimentar a veces.

Existe una relación antigua y establecida entre humanos y perros. Como una persona joven creciendo en Antioch, es una relación que ha sido una de las más significativas en mi vida.

Want to Leave a Comment?

Leave a Reply

Your email address will not be published.