Residentes de Brookdale Protestan por Desalojos en Trámite

Read in English

Por Edward Booth

Alrededor de 80 personas de la tercera edad que viven en el centro de asistencia Brookdale San Pablo pueden ser forzados a mudarse a fines de enero, cuando el centro espera cerrar.

A principios de 2019, Brookdale, una gran corporación que opera centros para personas mayores en los EE. UU., les dijo a los propietarios de las instalaciones de San Pablo que no renovaría su contrato de arrendamiento en 2020.

Los propietarios dijeron al San Francisco Chronicle que intentaron negociar con Brookdale e intentaron encontrar otro operador.

Pero estos esfuerzos fueron en vano: dos días antes del Día de Acción de Gracias, los residentes de Brookdale, incluidos muchos discapacitados, recibieron un aviso de desalojo de 60 días, dejándolos hasta fines de enero para encontrar un nuevo lugar para vivir.

Una semana antes de Navidad, alrededor de una docena de adultos mayores de Brookdale protestaron en los escalones del centro, en medio de viento y bajo un fría lluvia que empeoró durante el evento de aproximadamente 45 minutos. La mayoría usaba impermeables contra la lluvia o se cubrían con paraguas. Algunos tenían carteles que decían “¡Alto a los desalojos” y “¡A la mierda, no nos iremos!”

Vincent Dunn fue el primer residente de Brookdale en dirigirse a la multitud, diciendo que muchas personas mayores vivían allí debido a su relativa bajo costo. Con el desalojo, muchos se verían obligados a abandonar el Área de la Bahía o peor porque no había ninguna propiedad en la región que pudieran pagar.

“Vivimos aquí. Nos encanta aquí Y no entendemos por qué quieren cerrarlo,” dijo Dunn. “Muchos de nosotros nos quedaremos sin casa si el centro nos saca de sus instalaciones”.

Dunn despertó a los manifestantes con varios cánticos, incluido uno que decía “No nos moverán”, otro que dice “Brookdale dice que tenemos que irnos, nosotros decimos que se vayan ellos”, y “Dos, cuatro, seis, ocho, no nos sacarán.”

Aunque San Pablo no tiene regulaciones que protejan a los inquilinos de los desalojos, los residentes de Brookdale no se consideran inquilinos y de todos modos no estarían cubiertos por ellos, informó el Chronicle. Esto incluye AB 1482, una nueva ley estatal que requiere que los desalojos estén legalmente justificados.

Varios residentes también se dirigieron a la multitud. Carley Angell dijo que esperaba vivir el resto de su vida en Brookdale. Ahora, dijo, probablemente tendría que irse a una instalación más cara.

Angell dijo que no estaba contenta porque había pasado una década en su carrera como enfermera en Richmond y San Pablo, y sentía una conexión con el área.

“He visto muchos, muchos lugares y también mi hijo”, dijo Angell. “No encontramos ningún lugar que sea tan bueno como Brookdale en su cuidado, en sus instalaciones o actividades”.

El residente Jack Ahrens dijo que muchos residentes, algunos veteranos de la Segunda Guerra Mundial, Vietnam y la Guerra de Corea, esperaban quedarse en las instalaciones de San Pablo hasta que fallecieran.

“Lo que hicieron fue destruir la vida de todas estas personas”, dijo.

La concejal de la ciudad de Berkeley, Kate Harrison, estuvo entre los asistentes. Su madre, Toni Gardner, una veterana de la Segunda Guerra Mundial y residente de Brookdale, también protestó.

Harrison criticó la oferta de la gerencia de Brookdale de ayudar financieramente a los residentes a mudarse a otra instalación de Brookdale. Ella dijo que los residentes tendrían que renunciar a una cantidad sustancial por eso.

“No es adecuado para la gerencia aquí decir, bueno, puedes mudarte a otra comunidad de Brookdale que está a 80, 90,100 millas de distancia”, dijo. “Se les está negando su comunidad, se les está negando el contacto familiar, y les negará a sus proveedores de atención médica. Pedirle a una persona mayor que renuncie a su médico e ir a un médico diferente a esta edad es inhumano”.

Harrison dijo que también le preocupaba que algunos residentes pudieran terminar en la calle, ya que la mitad de las personas sin hogar en Berkeley tienen más de 50 años y muchas están allí porque fueron desplazadas.

Harrison también dijo que le gustaría ver los beneficios de reubicación para las personas que son desalojadas en San Pablo, de forma similar a las ordenanzas que se encuentran en ciudades del corredor I-80 como Richmond, Berkeley y Oakland. Llamó a San Pablo “el último en una larga línea de ciudades que sufren desplazamientos”.

Harrison es uno de los muchos funcionarios locales que se han pronunciado en contra del cierre.

El 11 de diciembre, el Supervisor del Condado de Contra Costa, John Gioia, envió una carta a los propietarios para instarlos a reconocer las dificultades que enfrentan las personas mayores y proporcionarles el tiempo suficiente para que se muden. La senadora estatal Nancy Skinner, la asambleísta Buffy Wicks y los cinco miembros del concejo municipal de San Pablo firmaron la carta.

“Hay una escasez de viviendas para personas de la tercera edad en el Área de la Bahía, incluida una escasez de viviendas de calidad con asistencia como Brookdale San Pablo”, escribió Gioia. “Tomará tiempo para que los residentes y sus familias encuentren un alojamiento comparable, probablemente más de 60 días”.

No Comments

Post A Comment

Enjoy our content?
SIGN UP FOR OUR NEWSLETTER
JOIN TODAY
close-image