El Concejo se Prepara para Abordar el Déficit Presupuestario de $27.1 Millones

Read in English

Por Edward Booth

El pasado martes, el Concejo de Richmond escuchó una actualización sobre un déficit presupuestario de $27.1 millones para el año fiscal 2020-21, como resultado de la pérdida de ingresos durante el brote de coronavirus.

Además, el concejo aprobó un plan para usar el dinero del estado dedicado a un programa de estacionamiento seguro para personas sin hogar, planeado ubicarse en el norte de Richmond, en vez para apoyar los esfuerzos continuos del Condado de Contra Costa para alojar a personas sin hogar en riesgo dentro de hoteles y moteles mientras dura la pandemia.

El concejo tendrá que acordar estrategias para llenar el vacío en las próximas semanas, antes de aprobar el presupuesto final en junio. El personal de la ciudad y un comité de presupuesto ad-hoc, compuesto por el alcalde Tom Butt y los concejales Melvin Willis y Ben Choi, han estado trabajando en formas de elaborar un nuevo presupuesto desde mediados de abril. Butt dijo que el comité se ha reunido tres veces hasta ahora y dos veces con representantes de los sindicatos de empleados de la ciudad. El comité continuará reuniéndose regularmente, dijo Butt, durante los próximos dos meses hasta que haya acordado un presupuesto.

El alcalde también anunció que dos reuniones especiales del concejo, el 12 de mayo y el 9 de junio, se agregarán a la agenda para que el concejo pueda pasar por una posible reducción del presupuesto.

“Hasta ahora, este ha sido el proceso presupuestario más transparente que he visto, tal vez desde que he estado en el concejo municipal”, dijo Butt.

Butt dividió el presupuesto en cuatro categorías, o “cubetas”. La primera cubeta, que incluye servicios, programas y compras, contiene entre $14 y $21 millones que podrían reducirse, aunque $4 millones implicarían el cierre completo de las bibliotecas, dijo.

La segunda cubeta incluye artículos de “encuentro y conferencia”, con un rango de $7.3 millones a $10.9 millones. La cubeta número tres involucra congelaciones de contratación, lo que podría ahorrar alrededor de $6.2 millones (el dinero para los puestos vacíos se incluye en el presupuesto provisional, y aunque algunos puestos deben llenarse, otros no, según Butt).

La cuarta cubeta incluye las reservas de la ciudad, que rondan los $12 millones, dijo el alcalde. La quinta cubeta son los despidos, “a los que nadie quiere llegar”, dijo Butt, y cada posible despido tiene un promedio de $196,000.

Butt dijo que la brecha de financiación de $27.1 millones podría cumplirse con el mínimo en recortes de los primeros tres grupos. Advirtió que los recortes no realizados tendrían que venir de otra parte.

“Si no tocamos una cubeta, o si no recortamos de manera significativa de alguna cubeta, significa que las otras cubetas tendrán que compensar la diferencia”, dijo Butt.

La administradora de la ciudad, Laura Snideman, pidió al concejo que piense en soluciones estructurales en lugar de soluciones únicas, y dijo que Richmond tenía un historial de emplearlas soluciones estructurales. Agregó que con el brote de coronavirus, la capacidad de la ciudad para continuar dependiendo de soluciones únicas probablemente era más limitada de lo que había sido en el pasado.

“La realidad sobre el déficit en nuestro presupuesto tanto en el año fiscal actual como en el próximo año fiscal es extremadamente significativa”, dijo Snideman. “Se necesitará mucho liderazgo y mucha conversación para poder resolver el problema”.

Sean Stalbaum, un representante de la Federación Internacional de Ingenieros Profesionales y Técnicos Local 1021, pidió a la ciudad que adopte “no recortes laborales inmediatos” para sus reducciones. Dijo que la pandemia difería de una típica recesión económica, y que no era el momento adecuado para que la ciudad buscara grandes cambios estructurales.

Stalbaum instó a la ciudad a hacer reducciones de gastos no laborales, gastar reservas donde pudiera y aumentar los ingresos de manera creativa. Dijo que los despidos empeorarían los efectos económicos de la pandemia y despojarían a la ciudad de los servicios esenciales cuando más se los necesita.

“Ahora es cuando la ciudad debería aplazar el asunto”, dijo Stalbaum.

No Comments

Post A Comment

Enjoy our content?
SIGN UP FOR OUR NEWSLETTER
JOIN TODAY
close-image